Gaston Pauls en la piel de un mega predicador: “No tengo dudas”

0
47

Gastón Pauls interpreta al predicador argentino Luis Palau en el filme “Palau, la película”, que se puede ver en la cartelera porteña, en un filme internacional que revela la vida del religioso que ve en Dios lo mismo que el actor argentino ve en “una energía superior que hermana a todos”.

“Somos personas diferentes (en referencia a Palau) que por distintas razones llegamos a creer que hay algo por encima nuestro y de la soberbia humana. Es algo que nos une y hermana a todos. Algunos lo llaman Dios y otros, energía. En ese sentido, me encontré hablando un mismo idioma con él”, dijo Pauls en una reciente entrevista.

El filme, dirigido por Kevin Knoblock, comienza con Palau a los 8 años, cuando fallece su padre y comienza a descubrir, a pesar del dolor, el camino que lo llevó a ser uno de los predicadores más importantes del mundo occidental con fieles en toda América Latina y Estados Unidos.

Para filmar, Pauls debió viajar no sólo a algunos pueblos de la provincia de Buenos Aires, sino también a Oregón y Portland, en Estados Unidos, además de a Colombia, donde Palau llegó a reunir dos millones de personas para uno de sus festivales.

“Yo tenía alguna relación con el mundo Palau porque en 2013 cubrí una visita con ‘Ser Urbano’. Estuve con muchísima gente que iba a verlo. Fueron como 200.000 personas. En 2008, él me llamó por teléfono y me dijo que le había gustado mucho lo que hice y en 2017 me llamaron desde Estados Unidos para interpretar el papel”, agregó el actor que ya cuenta con 60 largometrajes.

Consultado sobre qué encontró en este proyecto para decidir sumarse, aseguró sin dudar que a él lo conmueve la fe de la gente. “Yo fui a ese festival de Palau y había 200 mil personas. Pero fui a otras donde había incluso más. La movilización me impacta. En 2003 acompañé a gente desde González Catán hasta Palermo y me conmovía la humildad y la certeza de saber que iban a escuchar algo que necesitaban para su vida”.

A la hora de definirse como creyente contestó: “Soy alguien que en el peor momento de su vida pidió ayuda para salir y la ayuda vino. En un mundo que está tan dividido, yo creo en una energía que está por encima de todos. Alejado de toda religión. Hay mucha gente que se acerca absolutamente desesperada y yo vi, y veo, muchos cambios en su vida. Si uno siente que algo lo salva, ya la duda queda a un lado. Yo ya no tengo críticas a eso”.

En relación a los prejuicios y las críticas que suelen generarse en torno a este tipo de religiones, Pauls expresó: “En los últimos 100 años basta ver quiénes eran los que criticaban a las religiones protestantes: eran los medios controlados por la Iglesia Católica, que atacaban con saña a cualquier intento del ser humano por tener su propia creencia. Hay gente que hace la mejor lectura sobre Dios, la energía que nos gobierna, y hay otra gente que hace la peor. Pasa en todas las religiones. Como en todo ámbito, tenemos los dos lados: el que se aprovecha y el que trata de vivir en consecuencia a lo que cree”.

Dijo Pauls que el proceso del rodaje le sirvió para aprender mucho. “Más que de religión, aprendí sobre la fe y sobre mí mismo. Sobre la humildad, que es uno de los principios básicos. Palau habla de eso y yo tenía miedo de encontrarme a un soberbio cuando lo visité en Estados Unidos, pero me encontré con un tipo tranquilo y humilde, que vive como predica”.

Por último, se refirió a la posibilidad de que este proyecto, al haber sido rodado en inglés, implique un relanzamiento de su carrera: “Ya pasé éxitos totales y por otras que no vio nadie, que a veces son las que más me gustaron. Yo trato de que todo fluya y de disfrutar lo que hago”.

Responder