Por decisión del actual gobierno municipal, comenzaron a destruir los lomos de burro de la principal arteria de la ciudad.

El «Centro Comercial a Cielo Abierto» fue impulsado por el Gobierno del Lic. Mariano Uset en el año 2017 y tuvo un costo de $4.612.700 por el ensanchado de veredas, a los que luego se les agregaron estos «mamotretos» por demás peligrosos para los automovilistas.

Ahora sólo resta esperar que retiren también la ampliación de veredas, obra que sería la responsable de los anegamientos cada vez que llueve.

¿Fue una obra innecesaria?, creemos que sí.