El USS George Washington realizará maniobras militares entre el 29 y 30 de mayo. Hacía 14 años que esto no ocurría. Marca el giro diplomático del Gobierno de La Libertad Avanza. El ministro de Defensa Luis Petri presidirá la ceremonia en Mar del Plata

Las maniobras

El USS George Washington, que es propulsado por dos reactores nucleares, legará junto al destructor USS Porter y el buque logístico Lenthall, que también participaría de los ejercicios navales. El ingreso de tropas extranjeras al país fue autorizado por el Congreso en septiembre de 2023, es decir durante la gestión anterior.

Según explicaron fuentes navales a Infobae, “la ejercitación se denomina PASSEX. Se va a llevar a cabo entre el 29 y el 30 de mayo. Las unidades participantes de parte de argentina son: un destructor clase Meko 360; un patrullero oceánico; una corbeta clase Meko 140 y una aeronave Sea King”.

Desde la Casa Rosada recordaron que “este es un ejercicio que surge de la oportunidad, y busca incrementar la interoperabilidad y la confianza mutua entre las marinas de Argentina y Estados Unidos. El mismo involucra medios navales propios y americanos en su tránsito por la Zona Económica Exclusiva Argentina”.

El portavoz de la Presidencia de la Nación fue el primero en anticipar los ejercicios Southern Seas 2024 entre el portaaviones equipado con 90 aeronaves -entre aviones y helicópteros- en una de sus habituales conferencias de prensa. La información la brindó poco antes de la reunión que mantuvieron el 3 de abril la jefa del Comando Sur de Estados Unidos, la general Laura Richardson, de visita en Buenos Aires, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el ministro de Defensa, Luis Petri, y el jefe del Estado Mayor conjunto de la Fuerzas Armadas, brigadier Xavier Isaac.

La visita de Richardson incluyó la transferencia de un Hércules C-130H a nuestra Fuerza Aérea, símbolo de la sólida cooperación bilateral.

La cooperación entre las dos armadas no se da en un momento cualquiera, el Gobierno de La Libertad Alianza rompió con los viejos alineamientos del kirchnerismo con países como Venezuela, Nicaragua, Cuba, Rusia, China y Palestina y dio un giro diplomático al alinearse con países desdeñados por las administraciones de los Kirchner y Alberto Fernández como Estados Unidos e Israel. De hecho ayer Argentina rechazó declarar a Palestina miembro pleno de la ONU y ratificó su alineamiento conexos dos países.

Antes de eso, el 18 de abril, el ministro de Defensa puso en marcha una misión diplomática clave ante la OTAN. Por instrucción de Milei, el funcionario presentó una carta de intención que expresa la solicitud de Argentina para convertirse en un socio global de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. “Seguiremos trabajando en recuperar vínculos que permitan modernizar y capacitar a nuestras fuerzas al estándar de la OTAN”, escribió Petri en su cuenta de X.

Ese mismo día, la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina, publico en su página web oficial: “Estados Unidos se enorgullece de anunciar que está otorgando a Argentina 40 millones de dólares en Financiamiento Militar Extranjero (FMF, por sus siglas en inglés) para apoyar la modernización de la defensa. Ésta es la primera vez, desde el año 2003, que Argentina recibe fondos de FMF de EE.UU.

“El FMF es un subsidio de asistencia en seguridad reservado para socios importantes. Permite que Argentina compre artículos de defensa, entrenamiento y servicios de Estados Unidos, a través de fondos de asistencia gratuita, y mejore la interoperabilidad con las fuerzas estadounidenses. Este subsidio favorecerá el esfuerzo de modernización militar de Argentina, contribuyendo a la compra argentina de los jets de combate supersónicos F-16″.

A párrafo seguido asegura: “La compra de los 24 F-16s a Dinamarca alinea a Argentina con un grupo de 26 naciones y aliados que operan la plataforma, aumentando la interoperabilidad. Los F-16 permitirán a Argentina defender más efectivamente su territorio y cooperar con socios regionales para mantener la paz y la estabilidad en América”.

El comunicado de la embajada finaliza así: “Estados Unidos tiene una relación larga y confiable con Argentina en adquisiciones militares, entrenamiento y educación profesional. Desde 1998, Argentina es un Aliado Mayor extra-OTAN. La Embajada y el gobierno de EE.UU. están trabajando estrechamente con nuestros socios argentinos para fortalecer aún más la seguridad de Argentina y la asociación de defensa entre ambos países bajo el estandarte del programa F-16″.

El portaaviones USS George Washington llegará al país después de una larga travesía. Zarpó el jueves 25 de abril desde la Base Naval Norfolk, para ser desplegado en el área de operaciones del Comando Sur como parte del Southern Seas 2024 de la Cuarta Flota de Estados Unidos y participar en ejercicios y actividades combinadas con fuerzas militares y navales de -además de Argentina- con las armadas de Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay; como la visita a puertos de Brasil, Chile y Perú.

Ingreso de tropas extranjeras

Según el Sistema Argentino de Información Jurídica (SAIJ) la autorización para la entrada de tropas extranjeras al territorio nacional y la salida de fuerzas nacionales para participar en los ejercicios contemplados en el Programa de Ejercitaciones Combinadas -como las que se desarrollarán a fines de este mes- fue autorizada por la Ley 27.735, del 28 de Septiembre de 2023, y publicada en el Boletín Oficial, 17 de Octubre de 2023. Es decir, durante la gestión anterior. Por esa razón es como mínimo sorprendente que un senador y dos diputados nacionales consultados por Infobae sobre la autorización que debe otorgar el parlamento para este tipo de intercambio militar, afirmaban “desconocer” quien autorizó el ingreso de integrantes de la marina de los Estadios Unidos con portaaviones nuclear incluido.

De hecho, en el encabezado de la ley se lee el Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, sancionan con fuerza de Ley:

“Artículo 1°- Autorizase la entrada de tropas extranjeras al territorio nacional y la salida fuera de él de fuerzas nacionales, según corresponda, para participar en los ejercicios contemplados en el Programa de Ejercitaciones Combinadas a realizarse desde el 1º de septiembre de 2023 hasta el 31 de agosto de 2024. Los ejercicios combinados que componen el presente programa anual se detallan en los anexos: I “Acrux”, II “Atlasur”, III “Fraterno”, IV “Inalaf”, V “Passex”, VI “Unitas”, VII “Viekaren”, VIII “Cruzex”, los cuales forman parte integrante de la presente ley”.

Documentación accesoria sobre la misma autorización parlamentaria para los ejercicios militares estimaba, en agosto de 2023, un costo de 1.139.821 y la “fuente de financiamiento será cubierto con fondos presupuestarios de la Armada argentina”.

El Proyecto de Ley “Ómnibus” que se debate en el Congreso, y que ya tuvo media sanción en la Cámara de Diputados, en su capítulo destinado a la Defensa Nacional, incorpora la autorización para la “entrada de tropas extranjeras al territorio nacional y la salida fuera de él de fuerzas nacionales, según corresponda, para participar en los ejercicios contemplados en el Programa de Ejercitaciones Combinadas a realizarse desde el 1° de septiembre de 2024 hasta el 31 de agosto de 2025″. El nombre de los ejercicios son similares a los que un año antes habían aprobado senadores y diputados que ayer, al ser consultados, negaban conocer.

Fuente: Infobae