La estadística se desprende de un relevamiento que hizo la ONG Creer Sí, en conjunto con la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Universidad.

El relevamiento incluyó a 534 estudiantes del primer año de Abogacía, Arquitectura, Licenciatura en Turismo, Bioquímica, Contador Público y las Ingenierías Química, Industrial, Agronómica y en Sistemas de Información. En todos los casos, se tomó el mismo porcentaje: 15 % de cada matrícula.

Los resultados del estudio son reveladores y, en muchos aspectos, preocupantes. La mayoría de las víctimas son mujeres y los perpetradores, hombres. Además, el abuso tiende a ocurrir dentro del círculo cercano o conocido de la víctima, a menudo en un contexto de confianza y afecto.

Entre los resultados más alarmantes se detalla que entre el 24% y el 25% de los encuestados sufrieron maltratos físicos y psicológicos, mientras que el 15,5% fueron víctimas de abuso sexual. Además el 62% de las víctimas no buscaron ayuda, lo que habla de la necesidad de visibilizar el tema.

Números que son más que números: La indagación por situaciones problemáticas arrojó que el 25,9 % debió colaborar con el mantenimiento del hogar, el 5,67 % padeció falta de alimentos y el 2,48 % refirió haber perdido su vivienda. Un porcentaje menor, pero significativo por tratarse de estudiantes de educación superior, relató haber tenido que abandonar la escolaridad en algún momento de su trayecto: 0,76 %.

Fuente: Lanueva.com

Foto: Ilustrativa