Esta mañana los servidores públicos acudieron al llamado de una vecina desesperada en calle Colón al 900. Un felino hacía tres días que no bajaba de la copa de un árbol ante el acecho de perros de gran porte en el patio de una casa.

Los bomberos lograron posicionar la escalera y subir ante los maullidos del gato doméstico que se alejaba cada vez más de su rescatador.

Finalmente el animal saltó y cayó sobre un pastizal de un baldío lindero y huyó del lugar.