Este 7 de junio, se celebra el Día del Periodista en la Argentina que fue establecido por el Primer Congreso Nacional de Periodistas en Córdoba, en 1938. Gran parte tuvo que ver Mariano Moreno, quien fundó en 1810, el periódico La Gazeta de Buenos Ayres. Pero no hay que olvidar en este día, aquella frase que resulta letal para algunos: «El periodismo es libre, o es una farsa, sin términos medios.»

Esta última frase la escribió Rodolfo Walsh en el Provisorio Epílogo,1era. edición 1957 de Operación Masacre: «A fines de 1955 escribí un artículo periodístico con el que me propuse realizar un homenaje a tres hombres de la aviación naval, muertos en la campaña del Sur, combatiendo con simple y comprobable heroísmo. Por causas que más vale no recordar, las autoridades del ministerio de Marina vetaron esa nota, primero verbalmente y después por escrito. Ellos entendieron que los caídos, sus propios muertos, podían prescindir de tal homenaje –que sus enemigos acaso no les hubieran negado– y yo entendí que podía prescindir de la opinión del ministerio de Marina. Porque tanto entonces como ahora creo que el periodismo es libre, o es una farsa, sin términos medios. Y el artículo, naturalmente, salió publicado con mi firma, a pesar de la expresa desautorización que aún tengo en mis manos».

Esa frase seguramente quedará marcada a fuego en las mentes de quienes entendemos al periodismo no sólo como una función cuya finalidad última sea contar lo que sucede en la realidad, sino también entenderlo como parte necesaria para la transformación de la misma. Pero no todos los periodistas lo tomamos así. Muchos y muchas se colocan el traje de comunicador para lograr el sustento que en ningún otro lugar alcanzarían. Ya lo dijo Roberto Arlt en su Aguafuerte «Para ser periodista»:

«Usted no quiere ser periodista; lo que pretende es un empleo en un diario, y tiene razón en poseer esas ambiciones, porque en la mayoría de los diarios abundan como las moscas negras los empleados, y escasean como las moscas blancas, los periodistas. Dedicarse al periodismo por vocación y porque, en realidad, se poseen cualidades para ellos, está bien, pero muy bien. Más es el caso que el gran porcentaje de la gente empleada en los diarios está en ellos por la necesidad de ganarse unos pesos; nada más. Así llegan al periodismo infinidad de individuos que no tienen cabida en otra parte ni sirven para nada. Cuando un individuo se da cuenta de su insuficiencia para toda actividad, exclama con un tupé desconcertante: “Me voy a dedicar al periodismo”.

En este día del periodista, saludo a los colegas que piensan primero en esa realidad a modificar, en contar lo que pasa sin esperar nada a cambio, a los que no buscan persuadir a quien ve, lee o escucha, con argumentos risueños y entretenidos, para que puedan comprar más barato un calefón, «en su comercio amigo».

Por último tomo prestado el cierre de una nota de Diario Andino para esta fecha en 2012:

«Cuestiones básicas, para recordar:

-No es ético cobrar notas.
-No es ético hacer pasar por notas periodísticas o “información periodística” una mera publicidad. Se llama publicidad encubierta, y está mal. Es deshonesto.
-No es ético montar operaciones de prensa para “lavar” la imagen de un político o quien sea. En todo caso, si tiene que defenderse de algo, se le brindará el derecho a réplica correspondiente y el espacio apropiado.
-No es ético cobrar notas políticas y pautar cuestionarios de antemano con el entrevistado.
-No es ético extorsionar a ciudadanos, políticos o funcionarios para obtener un beneficio, ventaja o información.
-No es ético oficiar de “idiota útil” escudándose en la necesidad. O la ignorancia.»

Por Lic. Luciano Bianchinotti, director de Extra Noticias