AFA envió una dura carta a Conmebol por el mal arbitraje en Argentina-Brasil

0
78

La Asociación del Fútbol Argentino le envió a la Confederación Sudamericana una dura carta en la que expresó su reclamo por el arbitraje de Roddy Zambrano y la no intervención del VAR en los dos evidentes penales que el juez no sancionó en favor de la Selección, en la caída 2-0 ante Brasil por una de las semifinales de la Copa América. En la misiva, que lleva la firma de Claudio Tapia, titular de la AFA, también hubo críticas hacia Héctor Baldassi, representante del país en la Comisión de Arbitraje de la Conmebol, y a Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
En la queja formal, que la entidad difundió en su sitio web y a través de las redes sociales, la AFA subrayó que “lo sucedido en el partido de ayer entre nuestra selección argentina y su similar de Brasil, merece una profunda reflexión que pone en duda que se hayan observado los principios de ética, lealtad y transparencia que usted, recurrentemente invoca”, dirigiendo su reclamo a Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.
La queja de la dirigencia argentina parte desde el mismísimo nombramiento de Zambrano, por parte de Wilson Seneme, el brasileño a cargo de la Comisión de Arbitraje de la Conmebol: “Ha quedado evidenciado que la selección nacional fue claramente perjudicada por el cuerpo arbitral encabezado por el árbitro Roddy Zambrano durante todo el desarrollo del partido, y en particular por la no utilización del VAR en dos jugadas concretas que hubiese, sin dudas, revertido en resultado final”.
Las dos acciones a las que alude la AFA sucedieron en el segundo tiempo. La primera jugada polémica fue a los 25 minutos, cuando Sergio Agüero pisó el área y Dani Alves lo cruzó con el muslo y lo derribó. Sin embargo, el árbitro dejó seguir, la pelota derivó en Gabriel Jesus, quien recorrió 50 metros y cedió para que Roberto Firmino anotara el 2-0. La segunda se dio a siete minutos del final: Arthur tomó la marca de Nicolás Otamendi en un córner y, cuando el defensor ingresaba al área para cabecear, lo frenó con el antebrazo, con total identidad de falta. Pero no hubo sanción.

Detrás del VAR estuvo el uruguayo Leodán González, de los hombres con mayor experiencia con la humano-tecnología, acompañado por el venezolano Jesús Valenzuela, quien actuó como su asistente, y el colombiano Oscar Julián Ruiz, el ex árbitro internacional que es uno de los responsables de la formación de jueces de la Conmebol y obró como observador.
“El hecho de que la designación de la terna arbitral para este trascendente partido fuera cuestionada por AFA, fundamentalmente por los antecedentes negativos de Zambrano,amplía el manto de duda que generó su actuación arbitral el día de ayer”, señaló el comunicado.
¿Cómo llega el presidente de Brasil a la queja formal? “Concretamente, la imprudencia en la designación arbitral generó un evitable ambiente previo al encuentro, agravado por la presencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, que no pasó inadvertida para jugadores, dirigentes, y público en general, ya que fueron evidentes sus manifestaciones políticas durante el desarrollo del juego, no pudiendo dejar de mencionar que en el entretiempo dio una verdadera vuelta olímpica por el estadio”, denunció Tapia.

EL TEXTO DE CLAUDIO TAPIA LA MISIVA A LA CONMEBOL

Señor Presidente Confederación Sudamericana de Fútbol Sr. Alejandro Domínguez Wilson-Smith:

Claudio Fabián Tapia, en mi carácter de Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), me dirijo a usted con el objeto de expresarle mis reflexiones respecto a la Copa América Brasil 2019 en general, y en particular respecto al encuentro disputado el día 2 de julio, por la semifinal de esta competencia entre la selección de Brasil y nuestra selección nacional.

Desde que asumí como Presidente de AFA, uno de los objetivos que nos hemos impuesto, junto con el Comité Ejecutivo, fue recuperar la presencia institucional de Argentina en el ámbito de CONMEBOL y FIFA, en el entendimiento que la integración internacional es una herramienta indispensable para el desarrollo del fútbol profesional en nuestro país.

Nos une la circunstancia de tener que encabezar procesos de verdadera refundación en las instituciones que presidimos, y en ese contexto me sentí representado cuando en cada reunión del Consejo de CONMEBOL, e incluso en cada conversación informal que hemos compartido, expresó la necesidad de trabajar y cumplir los objetivos institucionales observando los principios de la ética, lealtad, juego limpio, reglas claras y transparencia, dejando atrás la “pesada herencia” recibida por nuestros antecesores.

Que en tal sentido, y compartiendo su pensamiento, decidí ponerme a disposición de CONMEBOL entendiendo que solo el trabajo mancomunado de todos los miembros podría torcer la grave crisis de credibilidad que padecen todos los dirigentes del fútbol sudamericano, apoyando en todo momento su gestión y confiando en que las viejas prácticas dirigenciales quedarían definitivamente superadas.

Lamentablemente, lo sucedido en el partido de ayer entre nuestra selección Argentina y su similar de Brasil, merece una profunda reflexión que pone en duda que se hayan observados los principios de ética, lealtad y transparencia que usted recurrentemente invoca.

Que dicha reflexión encuentra sustento en todas las irregularidades advertidas antes y durante el mencionado partido, donde ha quedado evidenciado que la Selección Nacional fue claramente perjudicada por el cuerpo arbitral encabezado por el árbitro Roddy Zambrano durante todo el desarrollo del partido, y en particular por la no utilización del VAR en dos jugadas concretas que hubiesen, sin dudas, revertido el resultado final.

El hecho de que la designación de la terna arbitral para este trascendente partido fuera cuestionada por AFA, fundamentalmente por los antecedentes negativos de Zambrano, amplia el manto de duda que generó su actuación arbitral el día de ayer.

Concretamente, la imprudencia en la designación arbitral generó un evitable ambiente previo al encuentro, agravado por la presencia del Presidente de Brasil Jair Bolsonaro en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte, que no paso inadvertida para jugadores, dirigentes y público en general, ya que fueron evidente sus manifestaciones políticas durante el desarrollo del juego, no pudiendo dejar de mencionar que en el entretiempo dio una verdadera vuelta olímpica por el estadio.

Los principios de FIFA y CONMEBOL de no injerencia, y la prohibición que rige para todos sus miembros de realizar manifestaciones políticas en un evento deportiva debió ser advertida por la dirigencia presente. No cuestiono, ni mucho menos, la investidura del Sr. Presidente de Brasil, pero los responsables de la organización del evento debían evitar manifestaciones políticas durante el evento. No hay que olvidarse que se han sancionado jugadores por haber exteriorizado pertenencias políticas durante partidos de fútbol.

Por otro lado, los miembros de seguridad del Presidente de la hermana República de Brasil no fueron individualizados con los chalecos exigidos por la CONMEBOL para todos los miembros de seguridad de los eventos por ella organizada, lo que generó un estado de confusión entre los espectadores que pudo evitarse.

Asimismo, hemos observado el incumplimiento por parte de la Federación Brasilera de normas de organización, traducida en que se han comprobado, al menos respecto a la selección argentina, que hubo demoras injustificadas en el transporte de los equipos a los estadios, lo que no sucedió con el representativo local que siempre llego puntual.

También señor Presidente deberá ser un motivo de reflexión para toda la conducción que estos hechos extradeportivo desprestigian la imagen del fútbol sudamericano. De igual manera estadios con muy poca concurrencia de público, campos de juego en muy mal estado, y quejas de jugadores respecto a la organización, seguridad y hotelería también ponen en duda el prestigio no solo de la CONMEBOL, sino también el de la Copa América.

En otro orden, no puedo dejar de poner a su consideración el reproche que merece el Presidente de la Comisión de Arbitros de la CONMEBOL, máxime cuando es competencia exclusiva del Presidente su designación.

En efecto, y como ya he desarrollado, es innegable que la designación de Roddy Zambrano como árbitro principal del partido entre Argentina y Brasil sería objetada por AFA, lo que obedece a los antecedentes negativos del árbitros en varios los partidos disputados por clubes argentinos en competencias continentales y porque claramente no tenía las cualidades técnicas para dirigir un partido de semejante trascendencia. De hecho sólo había arbitrado un partido en toda la Copa América en la victoria de Perú sobre Bolivia.

Pero además, Wilson Seneme es presidente de una Comisión que la integra el argentino Héctor Baldassi, que no solo no representa a AFA, sino que su designación ha sido cuestionada por el suscripto, entendiendo que el cargo político de Diputado Nacional que éste ejerce en Argentina puede generar conflictos de intereses con AFA en su condición de miembro de la CONMEBOL, cuestionamiento que no fue analizado ni resuelto.

Pero existe una razón igual de valedera para objetar la continuidad de Héctor Baldassi como miembro de la Comisión de Arbitros, y es que desde la posición que ostenta siempre ha consentido los manejos irregulares de Seneme.

Y es que el Sr. Wilson Seneme, al igual que Roddy Zambrano, tampoco goza de antecedentes positivos en el ejercicio de su cargo, lo que surge de innumerables antecedentes, ya sea durante la Copa América o las distintas competencias organizadas por la CONMEBOL, lo que evidencia una manifiesta incapacidad para ejercer el cargo, o bien un accionar doloso tendiente a direccionar el resultado de los partidos.

De otra manera no puede explicarse que, pese a la existencia del VAR, existan estas clases de polémicas y sospechas en los partidos organizados por CONMEBOL, y ello se debe a que existe una utilización arbitraria de ésta herramienta tecnológica que es impropia para el objetivo que tiene.

En ese contexto, durante el desarrollo de la Copa América se ha visto árbitros excesivamente celosos con la utilización del VAR, lo que tuvo como consecuencias que algunos partidos se definan por su aplicación. De tal manera, se han anulados goles por off side casi imperceptibles, como en los partidos Uruguay vs. Peru (tres goles anulados a Uruguay, que a la postre quedó eliminada en los penales) y Brasil vs. Venezuela.

Concretamente, el mismo Wilson Seneme, terminada la primera ronda de la Copa América comunicó un balance de la utilización de VAR, e informó que la tecnología intervino en 17 ocasiones dentro de los 18 partidos que se disputaron. La incompetencia de Seneme radica en que el balance sobre el VAR no se acredita sobre las veces que se utilizó, porque en definitiva es su objetivo, sino en las veces que se omitió utilizar la herramienta.

En tal sentido, y bajo las circunstancias descritas, analizar la actuación arbitral en el encuentro de marras me impone la obligación irrevocable de dudar sobre la existencia de imparcialidad de la misma, y exigir en consecuencia, que Wilson Seneme de una explicación fundada sobre las distintas circunstancias acaecidas en torno al partido entre Argentina y Brasil, que de no ser satisfactorias, deberá tener como consecuencia su apartamiento del cargo.

Asimismo destaco que las funciones de Seneme no deben juzgarse solo por lo acontecido en ésta Copa América, habida cuenta que las polémicas arbitrales y las designaciones irregulares han sido una constante en otras competencias organizadas por la CONMEBOL, como la Copa Libertadores (sirve como un ejemplo que en el encuentro por al Copa Libertadores entre el San Pablo y el Club Talleres se ha visto una pasividad preocupante del árbitro en innumerables acciones violentas ejercidas por jugadores del Club Brasileño).

Por ello, amén de las consideraciones respecto a la designación arbitral, que bien pueden calificarse de subjetivas, aunque las mismas parten de sobrados elementos ya desarrollados, hubo errores arbitrales en el partido que no encuentran explicación alguna considerando la aplicación del VAR.
Como bien lo señaló nuestro Capitán y referente Lionel Messi, se ha utilizado ésta herramienta tecnológica para cuestiones menores que definieron partidos, incluso, y pese a su prohibición, se utilizó el VAR para determinar una amonestación.

Pero en el partido entre Argentina y Brasil injustificadamente el árbitro omitió utilizar el VAR en, por lo menos, dos jugadas concretas que claramente influyeron en el resultado final del partido.

En el entendimiento que aportaría transparencia en los hechos del juego, reduciendo al máximo el error humano, desde AFA hemos apoyado a la CONMEBOL para que se aplique el VAR, apoyando en consecuencia todas las inversiones tecnológicas y de capacitación que su implementación traería aparejado.

Sin duda que no fue una decisión fácil acompañar a la CONMEBOL para que se implemente el VAR, porque más allá de la transparencia que significa contar con la herramienta tecnológica, no son pocas las voces críticas que niegan el VAR porque atenta contra la dinámica del juego y lo desvirtúan.

Lo que nunca pensé que nuestra Selección pudiera ser perjudicada por la omisión arbitraria de un cuerpo de árbitros que se negó a través de 6 monitores a ver lo evidente, cuando fue una práctica habitual durante todo el torneo justamente lo contrario, evaluar ante la más mínima duda la existencia de infracciones durante el desarrollo del partido.

Tal circunstancia tiene un responsable y es Wilson Seneme, y los árbitros que integraron el cuerpo arbitral en el partido, y dicha responsabilidad no puede ser pasada por alto y propiciaré desde el importante lugar que me toca ocupar, que la misma tengan consecuencias concretas.

Señor Presidente, estas reflexiones, si bien son personales, deben ser considerada por usted y el Consejo de la Conmebol. Sudamérica tiene un capital deportivo innegable, que está integrado por los mejores jugadores del mundo. No podemos permitir que se vuelvan a repetir tamaña afrenta contra el espíritu deportivo que debe prevalecer, sobre todo porque el mundo futbolístico tiene los ojos puestos en ésta Copa América.

En el caso de la Selección Argentina, exigimos vuestra reciprocidad para ayudarnos a refundar nuestra querida AFA y su selección, institución que a lo largo de la historia enalteció al fútbol sudamericano.

El 80% de los jugadores que integraron la Selección Argentina para ésta Copa América la disputó por primera vez, y sin perjuicio de que son profesionales de altísimo nivel, se vuelven a sus clubes desilusionados y descreídos en que el fútbol sudamericano está cambiando. No he sentido que en ésta Copa América se haya honrado la reciprocidad de acompañar los cambios que nuestro deporte merece.

A todo evento, y rogando no sea considerado como algo inconducente, sino como una herramienta que permita enriquecer y colaborar con el debate respecto a las cuestiones que aquí han sido reprochadas, acompañamos un informe técnico elaborado por el Sr. Federico Beligoy, Director Nacional de Arbitraje de AFA, que acreditan los graves y groseros errores arbitrales que han influido para que la Selección Argentina quede eliminada de la Copa América Brasil 2019.

Sin otro particular, saludo a usted atentamente.

Claudio Fabián Tapia, Presidente

INFOBAE

Responder