El Gobierno decidió cerrar todas las fronteras del país como parte de las medidas oficiales para mitigar la expansión del coronavirus. Los residentes argentinos tampoco tienen permitido el ingreso, aunque no se afectará al comercio exterior.

La medida entró en vigencia en el primer minuto del viernes 27 de marzo y durará hasta el 31 de marzo, incluyendo pasos fronterizos internacionales, puertos, aeropuertos y centros de frontera, como fue publicado en el Boletín Oficial.

El Gobierno, a través del Ministerio del Interior, se reservará el poder para prolongar la medida en abril. Quedan exceptuadas aquellas personas que están actualmente en vuelo hacia la Argentina.

Así, la Casa Rosada extendió las restricciones que había puesto en marcha el 15 de marzo, cuando suspendió la llegada de vuelos desde países considerados de alta transmisión del coronavirus.

TN

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre