Un nuevo caso de SUH se registró en las últimas horas en nuestra ciudad, al detectarse la presencia del virus en un menor de solo 13 meses de edad, que ingresó al nosocomio pediátrico y fue diagnosticado por los profesionales. Debió ser derivado al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata.

Se trata de una criatura que vive con su familia en la zona rural, en la que hay una granja y funciona un tambo, por lo que los profesionales especulan que el contacto con animales pudo haber provocado el ingreso del virus en el organismo del pequeño, que se encuentra en estado grave.

 

La situación ya fue abordada por la Dirección de Bromatología, que analiza inspeccionar el campo en el que reside el menor y su familia.

El chiquito ingresó con un cuadro grave al Hospital de Niños de nuestra ciudad, donde fue asistido y diagnosticado como un cuadro de Síndrome Urémico Hemolítico, tras lo cual, se lo derivó al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, donde está siendo sometido a un tratamiento de diálisis y según las fuentes consultadas, su cuadro reviste gravedad.

QUÉ ES EL SUH

El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. Es grave y puede traer muchas complicaciones tanto en niños como en adultos, e inclusive producir la muerte.

Las personas pueden contraer esta bacteria de alimentos contaminados como:

-Carne picada de vaca y aves sin cocción completa (o alimentos preparados con ella como: hamburguesas, salame, arrollados de carne, etc.);

-Leche sin pasteurizar y/o productos lácteos elaborados a partir de leche sin pasteurizar; aguas contaminadas; lechuga, repollo y otros vegetales que se consumen crudos.

También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas, como no lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales, y antes de comer. Otra vía de contagio es a través de aguas de recreación (piletas públicas, lagunas, piletas de natación).

Por último existe la contaminación “cruzada” poniendo en contacto alimentos contaminados con otros alimentos no contaminados que se comen crudos, como la lechuga, el tomate y otros.

Suele presentarse a través de diarrea con sangre, palidez, dolores abdominales y vómitos, cambio de carácter y disminución de la eliminación de orina. En casos más severos, puede aparecer diarrea sanguinolenta y deficiencias renales.

La complicación de la enfermedad afecta particularmente a niños, ancianos y aquellos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido, llegando incluso a provocar la muerte.

 

La Voz de Tandil

1 Comentario

Responder