Boca cerró una semana difícil con una alegría. Tras caer el martes ante River en la primera semifinal de la Copa Libertadores, cumplió con su objetivo en la Superliga y se impuso por 1-0 en su visita a Defensa y Justicia por la novena fecha. Con este resultado, se aseguró ser el único líder del torneo.

Sin ser arrollador, Boca dejó en clara su superioridad sobre Defensa en la primera parte. El equipo de Gustavo Alfaro solo perdió el control del juego por breves lapsos ante un conjunto local casi inofensivo. La polémica se encendió a los 10 minutos cuando Nicolás Fernández mandó un centro que pegó en la mano de Frank Fabra, pero el árbitro Pablo Echavarría dejó seguir las acciones.

Fue así cómo El Xeneize logró abrir el marcador a partir de una desinteligencia en la salida del Halcón. Jan Hurtado recuperó ante un mal pase del fondo local y la jugada terminó con la pelota en los pies de Agustín Almendra, que selló el 1-0 con un disparo cruzado.

Boca pudo estirar la diferencia sobre los 29’, cuando Agustín Obando evitó que una pelota se fuera al lateral y mandó un centro al área que Mauro Zárate no pudo desviar por poco. La visita era más, pero sus momentos de distracción permitieron una tibia reacción de Defensa, que se acercó con un disparo muy elevado de Alexis Castro y un intento de Raúl Loaiza que el arquero Esteban Andrada embolsó sin problemas. En una de las últimas de la etapa, Zárate pudo aumentar la cuenta, pero su tiro libre salió apenas desviado.

Responder