Después de dos semanas de negociaciones, y cuando parecía diluirse por la resistencia de sectores empresarios, el Gobierno confirmó un acuerdo con representantes de la industria y los gremios para avanzar con una «recomposición salarial obligatoria» de $5.000 para los trabajadores privados. Será de carácter no remunerativo y a cuenta de las próximas revisiones paritarias.

El anuncio llegó luego de una reunión encabezada por Dante Sica -ministro de Producción y Trabajo- en el Salón Belgrano, a la que asistieron referentes de la CGT y de las cámaras empresarias. La modalidad y la fecha de pago terminarán de definirse este martes, en un nuevo encuentro entre los técnicos. «Se juntan para redactar y acordar los últimos detalles», aseguraron en la cartera de Producción. Luego se publicará el decreto en el Boletín Oficial.

«Por convenio cada sector establece la modalidad. Pretendemos generar un marco para que pueda ser cumplido. Después habrá que ver caso por caso», dijo al salir Daniel Funes de Rioja (COPAL), uno de los representantes de la UIA con Miguel Acevedo. Por los empresarios también participaron Julio Crivelli (CAMARCO), Enrique Matilla (CAME) y Pedro Etcheverry (CAC), entre otros.

 

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre