El equipo de Zidane se impuso 3-0 al Atlético en la semifinal de ida en el Bernabéu con triplete del portugués.

Desahogo. Cristiano Ronaldo, autor del 1-0. (AFP)

El fútbol da revancha y hay que saber ser paciente para aprovecharla. Hace nueve días, Real Madrid sufrió a Barcelona y Cristiano Ronaldo sucumbió ante la figura de un Lionel Messi sublime. Pero en la noche del martes en Madrid, el portugués brilló con un hat-trick en la primera semifinal del equipo de Zinedine Zidane, que se impuso 3-0 a Atlético de Madrid. La revancha llegará el próximo miércoles en el estadio Vicente Calderón, aunque la serie quedó casi liquidada.

Antes de que la acción estuviera en el césped, fueron las calles de Madrid las que vibraron con el clásico. A través de la Avenida de Concha Espina, cuya continuación es Avenida del General Perón, los hinchas de Real Madrid se acercaron en masa rumbo al estadio Santiago Bernabéu y explotaron cuando llegó el micro que trasladó al plantel.

Mientras tanto, para llegar al estadio los fanáticos de Atlético de Madrid, protegidos por policía a caballo, usaron el Paseo de la Castellana, continuación del Paseo del Prado, que nace en Atocha, la estación central de trenes de Madrid, ubicada a unas 15 cuadras del Vicente Calderón, lugar donde volverán a verse las caras el miércoles 1′.

Con ese ambiente comenzó el partido. Y la propuesta quedó clara en el arranque. El equipo de Zinedine Zidane se adueñó de la posesión y el de Diego Simeone esperó su oportunidad de contra con la rapidez de sus volantes y atacantes, sedientos de un error del fondo del Real, como la pelota que cedió Keylor Navas a los 3 minutos pero que no prosperó en los pies de Gabi

A los seis minutos, Carvajal se escapó y explotó el sector derecho, jugó la pared con Isco, dejó atrás a Godín y mandó el centro, que Oblak rechazó pero que Benzema no pudo cambiar la trayectoria para anotar el primero. Fue apenas un aviso de lo que se vendría.

A los diez minutos, y después de un largo asedio, Cristiano Ronaldo puso el 1-0. Aunque en primera instancia, cuando Sergio Ramos mandó el centro, estaba en offside, un segundo centro de Casemiro fue a parar a la cabeza del portugués, quien sin marca fue infalible.

Con el gol, Real Madrid creció. A los 17 minutos, Kroos mandó el centro y Varane cabeceó en el corazón del área, obligando a Oblak a una gran respuesta en la base del poste izquierdo. La respuesta, inmediata, llegó a través de Gameiro, quien aprovechó un error de Varane en defensa pero no pudo en el mano a mano con Navas.

A los 24 minutos, y sin que Atlético de Madrid pudiese generar un tiro al arco, Real Madrid generó su novena ocasión clara de gol, cuando Luka Modric probó desde afuera del área, en un tiro con comba que vio de cerca el primer palo. A los 29, en tanto, Cristiano Ronaldo se puso en el rol de asistidor, amagó y envió la pelota desde la izquierda hacia donde estaba Benzema, quien intentó una chilena. La pelota se fue cerca.

A los 31 minutos, un tiro libre apareció como la mejor oportunidad para aplacar a Real Madrid y reavivar el juego desconocido del equipo del Cholo. Griezmann se hizo cargo de la pelota parada y Godín fue el compañero buscado. Estirándose, el uruguayo llegó a tocar la pelota con su pie pero el tiro se fue desviado.

En el final de la primera etapa, Real Madrid reguló y la visita aprovechó el tiempo para aceitar su juego ofensivo, aunque sin llevarle preocupaciones a Navas. En el final, a los 30 segundos de los dos minutos agregados, Zidane dispuso la salida de Carvajal por una lesión muscular.

Ya con Nacho Fernández en la defensa del Real, arrancó el segundo capítulo en el Bernabéu. Atleti salió del asedio e intentó juntar piezas en ataque. A los 12 minutos, Simeone resolvió sacar a Gameiro y a Saúl para que Fernando Torres y el argentino Nicolás Gaitán le dieran el ritmo que su equipo necesitaba. Zidane, en tanto, volvió a mover el banco otra vez por una lesión. A los 23 minutos, Asensio reemplazó a Isco, que había recibido un golpe en una jugada anterior. El Cholo, en el mismo momento, agotó sus cambios con el ingreso de otro argentino: Ángel Correa.

Sin embargo, fue Real Madrid el que volvió a golpear. A los 28 minutos, y en el peor momento de su equipo, apareció Cristiano Ronaldo. Benzema aguantó la pelota y tocó al centro del área, donde esperaba el portugués. Aunque Filipe Luis intentó cortar el centro, la pelota dio en él y le quedó al delantero, quien con un bombazo de derecha -y antes de que Savic pudiera interponerse en el arco y al bola- amplió la ventaja.

Pero el destino le tenía reservado un gol más a Cristiano Ronaldo para agigantar su leyenda. A tres minutos del final, el portugués demostró que un delantero se puede tomar un segundo más en el área y sacó el derechazo con el que conquistó su gol 103 en Champions y con el que, además, superó a Alfredo Di Stéfano como el jugador con más goles en semifinales en toda la historia de la Copa de Europa: 13 contra 11 del argentino.

Con el pitazo final, el astro portugués salió rumbo a su segundo objetivo de la noche: llevarse la pelota a su casa. Con una sonrisa imposible de esconder, y un Bernabéu lleno de personas que enrojecieron sus palmas para aplaudirlo, Cristiano Ronaldo atesoró otra noche mágica en su carrera.

Responder