Las restricciones para la llegada de vuelos desde el exterior está generando chisporroteos entre las aerolíneas extranjeras y el Gobierno, que exceden la cuestión sanitaria en sí misma. Una vez que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) estableció mayor espacio horario entre vuelos y un cupo de no más de 2.000 pasajeros y tripulantes desde el exterior por día, surgieron los tironeos: desde las aerolíneas aseguran que el Gobierno no está otorgando autorizaciones para todos los vuelos que tenían programados con anterioridad a las restricciones. Sólo durante este fin de semana largo hubo cinco cancelaciones para vuelos de aviones de doble pasillo: tres de American Airlines, una de Turkish Airlines y otra de Lufthansa.

El caso mas resonante fueron los vuelos de American porque las cancelaciones tuvieron lugar durante tres días seguidos, viernes, sábado y domingo, y porque además de trata de aviones de 300 pasajeros que salen y llegan llenos hacia y desde Estados Unidos (en las agencias de turismo aseguran que los turistas que viajan para vacunarse siguen siendo mayoría). Voceros de American Airlines aseguraron a Clarín que esas cancelaciones no fueron una decisión de la empresa, sino que debieron concretarlas “en cumplimiento de las normativas vigente”.

A pesar de que los voceros de American no quisieron ir más allá en su descargo, desde el Gobierno salieron a responderles. “Hay un cupo diario de 2.000 pasajeros, eso es lo que se les informó. No hay obligación de reducir, porque no nos pasamos. Si las empresas quieren hacerlo por su cuenta, no lo impedimos”, dijeron fuentes oficiales.

El domingo hubo una cancelación más: el vuelo TK6082 de Turkish Airlines, que también dejó cientos de pasajeros que debieron ser reubicados en otros vuelos de esa u otras aerolíneas. Ese mismo día tampoco arribó el vuelo LH510 de Lufthansa, proveniente de Frankfurt, cuya salida desde Ezeiza había sido programada para la noche del lunes. Desde la empresa alemana afirmaron que fue por falta de autorización de la autoridad aeronáutica.

“No fue una cancelación de nuestra parte, sino que el vuelo no fue autorizado por la ANAC”, dijo Corina Hanisch, directiva de la filial argentina de Lufthansa. “Nosotros pedimos volar los sábados y los martes y solo nos autorizaron el 3 y 10 de abril. Por el momento no tenemos más información”, agregó.

-¿Y cómo están haciendo con los pasajeros de los vuelos cancelados?

-Estamos tratando de reubicarlos lo mejor posible.

A partir de la reanudación de los vuelos internacionales, la ANAC fue otorgando los permisos de a uno o por paquete, bajo la categoría de vuelos «especiales»,c hasta que el ministerio de Salud autorizó la reanudación de vuelos regulares, que comenzaron a ser autorizados desde la ANAC a un ritmo más espaciado, con presentaciones que llegaron a ser mensuales.

Con el recrudecimiento de los casos de Covid, ese esquema cambió a partir de la decisión administrativa de la Jefatura de Gabinete y del Ministerio de Salud, a mediados de marzo, que restringió los vuelos provenientes de México, Brasil y Chile, y encargó a la ANAC la instrumentación del nuevo sistema.

«Desde abril, la ANAC está respondiendo las autorizaciones de vuelos internacionales semana por semana. La manera en que son aprobados los vuelos acá no lo vimos en otro país», señalaron desde otra aerolínea europea, donde esta semana presentaron los pedidos de autorización de vuelos para la semana próxima.

Clarín

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre