En el marco del proceso de certificación de Argentina como país libre de malaria, funcionarios nacionales y de la OPS resaltaron el trabajo de la Provincia, zona endémica históricamente, en la lucha para la eliminación de la enfermedad.

 

Con el objetivo de certificar la eliminación del Paludismo en Argentina, la coordinadora de la dirección de Epidemiología de Salta, Griselda Rangeón, se reunió con la consultora internacional de OMS/OPS especialista en Paludismo, Silvia Cruz, funcionarios de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación y los equipos de trabajo de las áreas operativas de Salta Capital.

Planificaron acciones de control vectorial pertinentes, que eviten la reintroducción de la enfermedad y permitan monitorear la presencia de una vigilancia integrada adecuada que asegure el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno de casos importados.

La titular de la Coordinación de Enfermedades Transmitidas por Vectores de la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud, Laura Brandt, explicó que en agosto el Gobierno Nacional presentó ante la Organización Mundial de la Salud, todos los documentos necesarios en pos de certificar la eliminación del Paludismo. “Los últimos casos autóctonos fueron en 2010 y tras tantos años de no presentar circulación podemos presentarnos a solicitar esta certificación de país libre de Paludismo”.

Asimismo, Brandt destacó el trabajo epidemiológico de la Provincia, “Salta ha sido históricamente endémica del paludismo y fue una de las que más ha trabajado en pos de la eliminación de la malaria”.

En el marco del proceso de certificación, ayer hubo reuniones técnicas en San Ramón de la Nueva Orán, hoy en el hospital San Bernardo y mañana se realizarán en Tartagal con el objetivo de actualizar normas de diagnóstico y tratamiento para los hospitales y áreas operativas de la Provincia. “Lo esencial es tener un sistema de vigilancia que nos permita hacer una detección precoz de casos importados para el tratamiento oportuno y el abordaje de control vectorial que fuera necesario, dependiendo de cada localidad y de las características”, explicó Rangeón.

Proceso de Certificación

Teniendo en cuenta la ausencia de casos autóctonos de Paludismo desde el año 2010, la Argentina se encuentra en condiciones de solicitar la certificación de la eliminación a la OMS. Lograr esta certificación es una ardua tarea; de aprobarse la evaluación que realizará una comisión de expertos, Argentina logrará ingresar a un grupo de países libres de Paludismo, que actualmente en la región sólo está integrado por Uruguay, Chile y recientemente Paraguay.

El paludismo, también conocido como malaria, es una enfermedad que puede ser mortal y se transmite por la picadura del mosquito silvestre Anopheles.

Situación de Salta

Salta cumple con el requisito indispensable para acceder a la certificación que son tres años sin la notificación de casos autóctonos, condición técnica requerida por la OPS para certificar a la Provincia como zona libre de transmisión autóctona del paludismo.

Se recuerda que el último brote fue en 2010 y sumó alrededor de 73 personas infectadas en la provincia. La circulación del mosquito permanece, aunque dentro de las enfermedades olvidadas. Los dos casos importados que se registraron en Salta en 2016 corresponden a una persona procedente de Bolivia y otra de África.

Responder