Se vive una tormenta en el Vaticano. En lo que significa un nuevo revéspara Francisco , uno de sus colaboradores más importantes, el cardenal australiano George Pell, el “zar” de las finanzas del Vaticano, anunció hoy que el Papa le concedió una licencia temporaria para viajar a su tierra y enfrentar a la justicia por “cargos múltiples por delitos sexuales históricos”.

“Estoy contento de que finalmente podré defenderme en los tribunales”, dijo Pell, en una declaración en la que reiteró su inocencia y aseguró haber sidovíctima durante los últimos dos años de un “ensañamiento sin tregua” de parte de los medios de su país.

Pell, que también es miembro del C9, el Consejo de nueve cardenales que asesora al Papa, se enfrenta a “cargos múltiples por delitos sexuales históricos” de varios denunciantes, según informó esta madrugada la policía del estado australiano de Victoria, donde Pell, de 76 años, fue sacerdote en la década de 1970. La policía no especificó los cargos contra Pell, ni las edades de las presuntas víctimas, ni cuando se alegaba que habían ocurrido los crímenes.

“Reitero mi inocencia con respecto a estas acusaciones. Son falsas. La misma idea de abusos sexuales para mí es repugnante”, aseguró Pell, en una declaración que hizo en la Sala de Presa de la Santa Sede a las 8 y media de la mañana locales, un horario inaudito. Pese a la hora, la presencia de Pell en la Sala de Prensa fue seguida con gran expectativa por toda la prensa internacional y dejó en segundo plano la misa del Papa por la solemnidad de San Pedro y Pablo, patronos de Roma, concelebrada por cardenales y obispos poco después en la Plaza de San Pedro.

Responder