Sin intervención oficial, el tipo de cambio dio otro brusco salto en el mercado local. En una rueda con bajo volumen (US$336 millones), el Banco Centralrevirtió su postura de jornadas anteriores, se mantuvo al margen del mercado y convalidó así una apreciación del dólar superior al 6,5% -la mayor de la jornada a nivel global- en un contexto de escasa oferta. La cotización minorista escaló así hasta los $28,43, lo que implicó un salto de $2,89 desde el anuncio del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI ), el jueves de la semana pasada.

“Hay un problema de corto plazo y es que no hay oferta. No hay divisas en el mercado porque tampoco está estabilizado el tipo de cambio”, dijo a LA NACION Amílcar Collante, economista miembro de Cesur.

Agregó que el escenario actual “es la contracara de lo que teníamos en 2017, con hiperendeudamiento, dólares del exterior que entraban al carry trade para aprovechar las altas tasas y una liquidación del agro estable luego de la baja de retenciones. Este año es la antítesis, con menos endeudamiento, salida de capitales y sequía”, completó.

Pese a la escalada del dólar en las últimas semanas, la demanda en el mercado no cede y la retirada de la oferta de dólares por parte del Banco Nación o el Banco Central allanan el camino hacia un avance mayor. Así lo reflejó la evolución de la cotización mayorista, que mostró una suba persistente y quedó a las puertas de los 28 pesos (subió $1,72 y cerró la jornada en un máximo de $27,98).

Según Diego Falcone, head portfolio manager de Cohen, la dinámica da aire al Central, al licuar sus pasivos. “La única estrategia lógica que vemos es que estén dejando subir el dólar para licuar el próximo vencimiento de Lebac del martes que viene”, afirmó el economista, quien advirtió el impacto negativo de esta acelerada depreciación sobre los números de quien invirtió en Lebac en la última licitación -el 14 de mayo- con un dólar a $25,51.

 

LA NACIÓN

Responder