El senador ultrakirchnerista Oscar Parrilli (Neuquén) calificó de «racista y discriminatorio» el fallodel Tribunal Oral Federal 4 que condenó a Lázaro Báez a 12 años de prisión por lavado de dinero proveniente de actividades ilícitas vinculadas a la corrupción.

«¿Saben por qué lo condenan a Lázaro Báez? Porque es morocho, porque es de tez oscura, porque es amigo de Néstor Kirchner y porque no forma parte del círculo áulico de empresarios amigos del poder, muchos de ellos relacionados con los medios de comunicación», afirmó Parrilli, uno de los alfiles de Cristina Kirchner en el Senado.

Condena a Lázaro Báez: la onda expansiva golpea a Cristina Kirchner
La intervención del senador oficialista provocó la reacción de la radical Silvia Elías de Pérez (Tucumán), quien le recordó que Báez fue condenado porque «robó, porque cobraba 40% más la obra pública que no terminaba».

Más allá de las críticas al fallo y a la Justicia, Parrilli sorprendió al sumar el factor racial a la ya conocida defensa del kirchnerismo que sostiene que Báez es víctima de una persecución política por su relación con Néstor y Cristina Kirchner.

De hecho, Parrilli ubicó al fallo contra el empresario como parte del «lawfare» (guerra judicial) que esgrime la Cristina Kirchner para defenderse de las denuncias por hechos de corrupción cometidos durante sus dos administraciones al frente del Poder Ejecutivo.

«Seguimos en la Argentina de hoy con una Justicia que lleva adelante el lawfare», dijo Parrilli, quien calificó al fallo que condenó a Báez como «deplorable, que tiene un tinte racista, discriminatorio».

«No hay una sola prueba que involucre ni a Néstor, ni a Cristina ni a nadie en esta supuesta evasión impositiva de Lázaro Báez», agregó.

La Nación

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre