Samsung oficializó la renovación de su porfolio de teléfonos celulares, y con él se conoció el fin de la popular serie ‘J‘ a partir de este año. La decisión se tomó a partir de la reestructuración que la compañía surcoreana viene realizando en su repertorio de smartphones. con el objetivo de simplificar la oferta de dispositivos al público. En contraposición de las compañías que lograron abarcar buena parte del mercado a partir de un catálogo numeroso, aunque no tan complejo como el de Samsung.

Es así que ahora la línea ‘J‘ desaparecerá por completo y dará su lugar a los equipos Galaxy M y Fold, dejando un cuadro completamente diferente al que existía con los populares ‘J‘.

Galaxy M con China en el punto de mira
A finales del año pasado surgían los primeros rumores que apuntaban a la desaparición de la línea Galaxy J. Al parecer, Samsung tendría la intención de deshechar esta popular serie, que durante años ha albergado algunos de sus modelos de mayor éxito, para introducir una nueva gama bajo el título Galaxy M. Y eso es exactamente lo que sucedió.

Enero de 2019 fue el mes elegido por Samsung para introducir al mundo esta nueva serie, formada en un principio por los Galaxy M10 y M20, y más tarde capitaneada por el Galaxy M50.

La intención de la compañía con el lanzamiento de estos terminales estaba clara desde un principio: reducir la brecha existente entre los modelos de gama media de Samsung y la competencia. En el momento de su presentación, Samsung afirmaba que los Galaxy M estaban diseñados para cumplir con las aspiraciones del público ‘Millenial‘, ofreciendo un diseño atractivo, características solventes y una relación calidad-precio que poco tiene que ver con la de los difuntos Galaxy J.
La familia Galaxy A nació en 2015 con la aspiración de convertirse en la referencia dentro del sector de la gama media que Samsung, hasta el momento, no había sido capaz de crear. Las primeras generaciones, sin ser excelentes, lograron sentar las bases de lo que más tarde se iría puliendo con la llegada de nuevas iteraciones, hasta llegar al culmen en 2017 con modelos como los Galaxy A3 y Galaxy A5 2017, para muchos los mejores teléfonos de gama media lanzados por la firma.

Este año, en pleno Mobile World Congress 2019, Samsung anunció los Galaxy A30 y A50, estrenando así una nueva nomenclatura en sus terminales “premium” de corte asequible. De hecho, durante el evento el propio DJ Koh, CEO de Samsung Mobile, indicó que este era tan solo el principio de una nueva era para la familia Galaxy A, cuyas novedades se irían descubriendo a lo largo de 2019.

Más tarde, sumaron al repertorio el Samsung Galaxy A70, un modelo que llegaba dispuesto a competir con los gama media más premium del mercado, a base de un apartado técnico de 6 u 8 GB de memoria RAM, batería de 4.500 mAh, cámaras de 32 megapíxeles o su gran pantalla Super AMOLED de 6,7 pulgadas y notch en forma de gota. Nada que ver con los modestos Galaxy A de antaño.

 

Mientras que se anunció otro miembro de la serie ‘A‘, el Galaxy A20 con diseño similar al de sus hermanos más grandes, con batería de 4.000 mAh de capacidad de los modelos superiores. Aún así, su precio no supera los 200 euros, mientras que el Galaxy A3 de 2017 modelo equivalente al nuevo Galaxy A20 en el catálogo de Samsung por aquel entonces llegaba a las tiendas en su momento a un precio que superaba los 320 euros.

Es precisamente la tarea de modelos como este Galaxy A20 sustituir la serie Galaxy J, que pese a haber sido renovada con equipos de diseño moderno como los Galaxy J4+ y J6+ a mediados de 2018, continuaba anclada en el pasado en términos de apariencia, prestaciones y apartado multimedia, aspectos donde el resto de modelos de la marca sí habían logrado avanzar.

Y aún hay más. El próximo día 10 de abril, Samsung presentará en Milán los nuevos miembros de la familia Galaxy A de 2019, donde es muy probable que vaya a estar presente el Galaxy A80 o Galaxy A90, modelos más grandes de la serie ‘A‘ con especificaciones técnicas asombrosas, como una cámara de 48 megapíxeles, pantalla de 6,7 pulgadas y un novedoso sistema deslizable encargado de ocultar la cámara frontal del teléfono.
Pese a no haber variado demasiado la receta, la histórica saga Galaxy S también ha sufrido cambios en 2019. Los Samsung Galaxy S10 y S10+, presentados en marzo y que pudimos analizar a fondo en su momento, repiten la misma fórmula que durante diez años ha impulsado a esta serie a lo más alto en términos de popularidad. De nuevo, son los modelos encargados de introducir los avances de la compañía en términos de fotografía, pantalla y potencia, a la vez que continúan una escalada de precios que ya supera con creces los 1.000 euros.

Sin embargo, en el año de las sorpresas dentro del catálogo de Samsung, no podía faltar el ‘as bajo la manga‘ del evento Unpacked 2019: el Samsung Galaxy S10e. Este “pequeñín” pretende revivir el mercado de los móviles de gama alta compactos, aunque con, básicamente, las mismas especificaciones técnicas que sus hermanos mayores. Únicamente recorta en el número de cámaras, capacidad de batería y memoria, y resolución de pantalla. A un precio de poco más de 750 euros, eso sí, será un modelo mucho más atractivo que los otros dos para más de un posible comprador.
Samsung es otra de las que cree que el futuro de la telefonía es plegable, y es por eso que presentó el primero de los móviles plegables de 2019. Anunciado junto a los S10 y S10+ en marzo, el Samsung Galaxy Fold aspira a marcar un antes y un después, no solo en el catálogo de la marca, sino en el sector de la telefonía al completo.

Las primeras pruebas sugieren que el Galaxy Fold es un concepto aún experimental, y que Samsung tiene mucho trabajo por delante si pretende que en un futuro una buena parte de sus móviles de primera línea sean flexibles. Sin embargo, su elevado precio de casi 2.000 dólares reafirma la condición de ‘experimento‘, cuyo objetivo que es el de tantear un mercado hasta ahora desconocido, mientras se sigue trabajando en el desarrollo de este tipo de terminales, y que buena parte de la financiación destinada a su progreso recae en las ventas de los modelos más asequibles. Modelos como los Galaxy J que ahora nos han dicho adiós para siempre.

 

Responder