De no mediar imprevistos, pasado mañana la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados dará el primer paso para apartar del cuerpo a Julio De Vido, ministro de Planificación Federal durante el kirchnerismo, que es investigado por corrupción por la Justicia.

El oficialismo confía en que alcanzará la mayoría suficiente en la comisión para aprobar un dictamen que impulse la expulsión o la suspensión del legislador.

El interbloque de Cambiemos busca expulsar a De Vido por considerar que no es idóneo para ocupar la banca, ya que afronta cuatro procesamientos y numerosas imputaciones en la Justicia. El Frente Renovador, lidera por Sergio Massa, presentó una iniciativa para suspender al ex ministro hasta que la Justicia defina su eventual condena. Entre ambos bloques reúnen 21 de los 34 miembros de la comisión. Ni el oficialismo ni el massismo defenderán al ex ministro, ahora caído en desgracia.

El bloque kirchnerista, el único que ampara a De Vido públicamente, cuenta con 11 miembros en la comisión. El Bloque Justicialista, con dos integrantes, definirá su posición entre hoy y mañana. Cualquiera sea el dictamen que prospere, deberá girarse luego al recinto de la Cámara baja, donde se requerirán los dos tercios de los votos para expulsar o suspender al legislador kirchnerista.

La Nación

Responder