Julia Roberts fue una de la invitadas de lujo por parte del Real Madrid para presenciar el Clásico ante el Barcelona, junto al golfista español Sergio García, que tras ganar el Masters de Augusta fue premiado con hacer el saque de honor del partido.

La actriz acudió al palco del Santiago Bernabéu acompañada por su marido y sus hijos, y tras el choque bajó a los vestuarios acompañada por el personal del Real Madrid para fotografiarse con varios jugadores blancos, entre ellos, Cristiano, Sergio Ramos, Modric y Morata.

Fuera del protocolo, y aprovechando que estaba en la zona limítrofe entre los vestuarios del Madrid y el vestuario donde estuvo el Barça, la actriz norteamericana quiso hacerse una fotografía con Leo Messi, el gran protagonista del partido. Casualidad o no, a diferencia de las fotos con los jugadores del Madrid, en la que solo salía ella, con la de Messi también quiso aparecer su marido, Danny.

Posteriormente, y con el estadio ya vacío, Julia Roberts saltó al césped del Santiago Bernabéu acompañado de sus hijos, quienes llegaron a pelotear con el balón.

Responder