Es por abusar de su posición dominante como motor de búsquedas en internet al dar ventajas “ilegales” a su servicio de comparación de compras (Google Shopping).

“Lo que ha hecho Google es ilegal bajo las normas antimonopolio de la UE. Ha negado a otras empresas la oportunidad de competir sobre la base de sus méritos y la innovación”, indicó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en una rueda de prensa.

La CE concluyó que la compañía otorgó un lugar prominente a su propio servicio de comparación de compras, de manera que cuando un consumidor hace una búsqueda en Google con la que el servicio de compras quiere mostrar resultados, éstos aparecen cercanos a los resultados de la búsqueda.

Además, según la Comisión, Google “degradó” los servicios de comparación de competidores en sus propios resultados de búsquedas.

“Las pruebas muestran que incluso los rivales mejor posicionados aparecían, de media, sólo en la página cuatro de los servicios de búsqueda de Google, y otros incluso más abajo”, indicó la CE.

La multa ha sido calculada según el valor de los ingresos de Google obtenidos de su servicio de comparación de compras en los trece países del Espacio Económico Europeo. La CE le exige ahora poner fin a su conducta en un periodo de 90 días, o de lo contrario se enfrentará a unos pagos de penalización de hasta el 5% de los ingresos diarios medios mundiales de la matriz de Google, Alphabet.

La Comisión inició procedimientos en noviembre de 2010 sobre la preferencia que otorgaba Google a su propio servicio de comparación de compras y las restricciones que aplicaba a la capacidad de determinados sitios web de terceros para mostrar anuncios de búsqueda de competidores.

Por su parte, el gigante tecnológico anunció hoy a través de un comunicado que “considera apelar” la decisión de la CE.

Fuente: EFE

Responder