Tras recibir la prisión domiciliaria este lunes, Lázaro Báez fue trasladado en una camioneta del Servicio Penitenciario Federal al country Ayres de Pilar, donde esperaba gozar el beneficio. Sin embargo, un grupo de vecinos se reunió en la entrada del lugar e impidió su ingreso, por lo que debió ser llevado de vuelta a la cárcel de Ezeiza.

Tras lo ocurrido, Claudia Insaurralde, la novia del empresario, habló en Verdad/Consecuencia (TN) y cuestionó la actitud de los residentes del barrio privado. “Es triste que no pueda acceder a su casa”, sostuvo. Además, confirmó que pasará la noche sola en el domicilio, en el que aguardaba la llegada de Báez.

“¿Uno cómo puede estar? Triste. Que no pueda acceder a su vivienda es indignante. Me asombra el comportamiento de esas personas que, supuestamente, tienen un nivel de cultura y de educación. Dejan mucho que desear”, comenzó la mujer.

Más tarde, contó que ella se encontraba en la propiedad cuando empezó la protesta en la entrada del country, que la tomó por sorpresa. “Nunca pensamos que iba a haber ese tipo de conflicto. Yo entré normalmente a la casa y la idea era esperarlo, porque sabíamos que estaba viniendo”, aseguró.

También afirmó que, hasta que el móvil que trasladaba a Báez emprendió el regreso a Ezeiza, varios vecinos vigilaron con sus autos la entrada de la vivienda para asegurarse de que el empresario no hubiese llegado hasta allí.

Ante esta situación, expresó: “Estamos viviendo en una sociedad que está tan agresiva, que espero que tomen los recaudos necesarios, porque él tiene derecho a venir a su casa como propietario. Hace cuatro años que está detenido sin ser condenado. Han vulnerado todos sus derechos”.

TN

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre