Kenia, Malaui y Ghana comenzarán en 2018 a probar la primera vacuna contra la malaria,  anunció hoy (24.04.2017) la Organización Mundial de la Salud (OMS) en vísperas del Día Mundial del Paludismo, que se conmemora mañana. La vacuna inyectable es la primera que ha obtenido el beneplácito de la agencia europea que regula los medicamentos. Lleva el nombre de RTS,S y fue desarrollada para proteger a los niños de la forma más mortal de la malaria o paludismo: la causada por el parásito Plasmodium falciparum.

Médicos de Atenas culpan al Gobierno de rebrote de malaria

La perspectiva de una vacuna para la malaria, que se transmite a través de la picadura de mosquitos, “es una noticia fantástica”, dijo Matshidiso Moeti, directora regional de la OMS para África. “La información que reunamos en el programa piloto nos ayudará a tomar decisiones para un uso más amplio de esta vacuna”. Combinado con las prácticas existentes, esta vacuna “podría salvar decenas de miles de vidas” en el continente, añadió. Según Mary Hamel, coordinadora del programa de vacunación, los tres países africanos cuentan con la infraestructura sanitaria suficiente para emprender la experiencia piloto.

Prevención y erradicación del paludismo

La OMS y el Ministerio de Salud de Kenia presentaron hoy en Nairobi medidas basadas en la prevención para erradicar el paludismo, que acaba con 429.000 vidas cada año en todo el mundo, la mayoría en África Subsahariana (92 por ciento).

África Subsahariana registra el 90% de los casos de paludismo y el 92% de las muertes producidas por esta enfermedad, apuntaron en la reunión de alto nivel que se celebró esta mañana en Nairobi en el día previo a la celebración del Día Mundial contra el Paludismo.

La OMS celebró el éxito logrado en los últimos diez años en el camino hacia la prevención y apuntó que, desde 2001, África subsahariana ha logrado evitar más de 663 millones de casos con medidas como el uso de mosquiteros tratados con insecticidas, a lo que se debe un 69% de los casos evitados con instrumentos de control.

Los esfuerzos son aún deficientes

Sin embargo, 13 países de esta región representaron el 76% de los casos de malaria y el 75% de muertes en todo el mundo, el 70% en niños menores de cinco años. Por ello, además del diagnóstico y el tratamiento, la OMS recomienda intervenciones preventivas como el uso de estos mosquiteros tratados con insecticidas, pero también el rociado del interior de las paredes de las viviendas con insecticidas y el tratamiento profiláctico de los grupos más vulnerables.

Según el último informe de la OMS, el 43% de las personas en riesgo de contraer el paludismo en esta región todavía no estaban protegidas en 2015 por estas medidas, una de las deficiencias cruciales en la prevención en África. El 69% de las embarazadas de 20 países africanos tampoco tenían acceso a las tres o más dosis de tratamiento profiláctico, apuntó en la sesión de esta mañana el director regional de Unicef, Mark Hereward.

FEW (EFE, dpa)

Responder