Los ciudadanos de todo el mundo se basan en documentos físicos para demostrar quiénes son. A pesar de lo costoso y vulnerable al fraude, hoy en día tanto los gobiernos como las empresas siguen utilizando esta práctica para verificar la identidad de las personas. En consecuencia, aumenta el riesgo de que los datos de los ciudadanos sean expuestos indebidamente, y que carezcan de privacidad.

No obstante, la tecnología ya ha comenzado a permear este terreno, ofreciéndole a los gobiernos y a las empresas distintas soluciones que les permitan verificar la identidad de los usuarios y ciudadanos utilizando tecnología biométrica, que consiste en la verificación de la identidad de una persona basada en sus características únicas, utilizando por ejemplo su huella dactilar, el iris de su ojo, su voz o su cara en el reconocimiento facial.

Actualmente existen distintas herramientas comprobadas e implementadas en el área financiera privada e incluso en los gobiernos, como es el caso de Estonia, país pionero en la implementación de la verificación digital para realizar distintos trámites.

En Argentina, ya se comenzaron a dar los primeros pasos hacia mejores prácticas en materia de identidad; este año el gobierno estableció el tema de la gestión y la verificación de la identidad entre los puntos de su agenda digital 2030, indicando la adopción de autenticación biométrica, y el desarrollo de los Smart DNI en el apartado de Gobierno Digital.

Además, a mediados de 2018 el estado argentino presentó una iniciativa del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, en conjunto con el Ministerio de Modernización, que busca agilizar la tediosa burocracia estatal a través de una solución tecnológica que permita la validación de la identidad de los ciudadanos a distancia, cotejando la información con la base de datos del RENAPER (Registro Nacional de las Personas), para que los ciudadanos tengan la posibilidad de acceder a servicios o realizar trámites desde cualquier dispositivo electrónico móvil.

La iniciativa fue bautizada como Sistema de Identificación Biométrica (SID), y comenzará a implementarse en el sector financiero y Fintech. Se espera además que sea aplicado en otras áreas como la salud, el desarrollo de programas sociales, y el control de las fronteras.
A través de este lanzamiento se espera que el gobierno continúe avanzando en la gestión de la identidad digital de los ciudadanos en todos los sectores. Garantizando que los ciudadanos cuenten con una plataforma segura, que proteja sus datos y que al mismo tiempo les permita realizar transacciones de una manera fácil y confiable, sin necesidad de trasladarse o cargar documentos físicos consigo.

IProfesional

 

Responder