El presidente Mauricio Macri advirtió que “el despilfarro y la corrupción jamás pueden ayudar a crecer a un país”, al valorar como positivo el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI).

Hubo “un apoyo único en la historia no sólo de Argentina sino del Fondo”, subrayó Macri en entrevistas concedidas durante la cumbre del G7 en Canadá y que publican los diarios La Nación yClarín.

“Esto que se ha logrado (que es algo inédito en nuestra historia en términos de apoyo mundial, en cantidad de dinero y en la flexibilidad y el acompañamiento del plan por parte de los argentinos) es una oportunidad para que la Argentina consolide un camino de crecimiento y desarrollo”, apuntó.

“El peronismo sabe que no hay lugar para la locura”, puntualizó además. Para Macri en el mundo “nadie discute que Argentina es una potencia futura si hace las cosas que tiene que hacer”.  Pero consideró que para eso lo que se requiere es “responsabilidad de toda la dirigencia argentina, en la que el Estado no puede gastar más de los ingresos”.

En este sentido, señaló que se trata de “una discusión que se tiene que dar en los próximos meses entre todos los dirigentes de la política, el empresariado, las universidades y los gremios”.

A todos esos sectores, Macri les “tener una sensatez que no hemos tenido en 70 años porque está en juego el futuro de los argentinos”.

“El despilfarro y la corrupción jamás pueden ayudar a crecer a un país. Estamos buscando que se acabe el despilfarro, la corrupción y los privilegios mal habidos. Eso va a potenciar el crecimiento”, puntualizó.

“La Argentina de la equidad macroeconómica es imparable”, remarcó el jefe del Estado al asegurar que será “el país que más va a crecer en los próximos 20 años”.

Macri señaló que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con quien se reunió el sábado, le dijo que que “todos los accionistas” del organismo financiero “se habían manifestado públicamente en favor de apoyar” al país.

Lagarde “estaba fascinada con la calidad del equipo de Argentina, tanto de Hacienda como del Banco Central”, aseguró. Dijo que se propuso al FMI un “proceso de aceleramiento (del acuerdo) que ellos aceptaron” y de ahí salió “esta propuesta que sorprendió al mundo entero y a los argentinos que opinaban” en forma escéptica.

Macri insistió en debatir los problemas del país “con la verdad sobre la mesa” en vez de seguir “engañando a la gente diciendo que hay soluciones mágicas”.

Responder