Integran una cooperativa en el pueblo de Vaqueros. Ya fabricaron más de 20 mil piezas. Un grupo de 30 mujeres armó una cooperativa textil en 2012 que durante todo este tiempo no paró de crecer. La oportunidad se las dio el Estado relata la encargada, y asi nace la la cooperativa “Diseño de mi Pueblo”, un taller que no sólo confecciona ropa y accesorios; también tuvo un rol anónimo pero importante en la visibilización por la legalización del aborto.

Los pañuelos verdes estarán presentes este 8M en la plaza del Congreso en reclamo del aborto legal y seguro, fueron diseñados, cortados y confeccionados por estas emprendedoras en ese pequeño galpón del Polideportivo de Vaqueros.

“Hasta que armamos la cooperativa, acá o trabajábamos en los cultivos de tabaco o limpiábamos casas, todas precarizadas, además de cumplir en nuestros hogares”, explica Marza, actual presidenta de la cooperativa.

Amas de casa, madres, abuelas, hijas, de las 30 mujeres iniciales, hoy la mitad de ellas mantiene este trabajo que, con los años, se convirtió en sustento familiar.

La idea de confeccionar pañuelos se las trajo en 2016 una abogada que las asesoraba. Al principio, todas se miraron entre sí con temor. Criadas en una sociedad conservadora, con una fuerte presencia de la Iglesia católica, temieron ser condenadas en el pueblo, el mismo donde, cuenta Fernanda, si las mujeres iban a la escuela secundaria se decía que lo hacían “para encontrar macho”.

(Fotos Agustín Ochoa)

Los primeros encargos se los hicieron en 2016 los grupos Socorristas y Católicas por el Derecho a Decidir. Confeccionaron una tanda de 500. Y fue como una bola de nieve. Coincidió con el crecimiento de la demanda social y de la cantidad de mujeres (y también hombres) que se sumaron al reclamo. El año pasado llegaron a sacar del taller 20.000 pañuelos. Y la tela del verde que los identifica se agotó en todo el NOA, así que tuvieron que ir a buscarla a Córdoba.

 

Fuente Infobae

Responder