Tras once años de trabajo, especialistas de la Comisión Nacional de Energía Atómica desarrollaron el aparato que funcionará en el Hospital de Clínicas y cuesta 50% menos que los importados. El gobierno nacional recortó 36,4% el presupuesto para ese organismo. La entrevista con el jefe del equipo
El tomógrafo que funcionará en un espacio, especialmente acondicionado, dentro del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital de Clínicas José de San Martín, perteneciente a la Universidad de Buenos Aires (UBA), permitirá obtener imágenes anatómicas y funcionales del cuerpo humano de forma no invasiva. Y, según el comunicado de la CNEA, propiciará llegar a un diagnóstico mucho más preciso sobre enfermedades oncológicas, cardiológicas y trastornos cerebrales.

La presentación se lleva a cabo mientras se efectivizan drásticos recortes en las áreas de Ciencia y Tecnología, ordenados por el gobierno nacional. De hecho, el presupuesto nacional para 2018 contempló reducción significativa para diversos organismos científicos estatales, particularmente para la CNEA, que sufrió un recorte del 36,4%.

 

 

 

Responder