Salta convive desde hace tres semanas con un duro reclamo docente que tiene a decenas de trabajadores de la educación reclamando mejoras salariales. En ese contexto, un grupo autoconvocado por fuera de los sindicatos encabezó una marcha que llegó hasta la legislatura salteña

El malestar en los vecinos es cada vez mas notorio, con una situación que se dilata en resolverse, causando ausencia de clases, serios problemas de tránsito y un estado sin definiciones.

En la legislatura se encontraban realizando una sesión ordinaria los senadores provinciales, quienes vieron alterada la jornada. Frente a la protesta, algunos accedieron a dialogar con los docentes mientras que otros lograron evadirlos, según reflejan los medios en la provincia del norte. 

marcha docente Salta

El reclamo docente en Salta permanece desde fines de julio. Luego del acuerdo nacional que selló un incremento del 45%, los dirigentes locales apuntan a una negociación en la provincia que adecúe esa paritaria a su situación. 

Allí se produce una divergencia en el reclamo. Mientras los funcionarios del gobernador Gustavo Saenz entablan negociaciones con siete sindicatos, por fuera un grupo de autoconvocados se muestra más combativo y resta importancia a la representación gremial. 

Docentes de ciudades del interior de Salta llegan hasta la capital y encabezan marchas, cortes de ruta y hasta un acampe que se sostiene por estas horas en la plaza principal. «Seguimos firmes, estamos con los cortes en Aunor (ex peaje de acceso a la capital) y esperando una pronta respuesta», indicó Milagros Maidana, docente autoconvocada a Página 12.

Gustavo Saenz

Los autoconvocados desbordan a los sindicatos en Salta

El gobierno mantiene conversaciones con ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), la ADP (Asociación Docente Provincial), la UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación), la UDA (Unión de Docentes Argentinos), SADOP (Sindicato Argentino de Docentes Particulares) y la CTA (Central de Trabajadores de la Argentina) y la AMET (Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica).

Sin embargo, la posición “dialoguista” de los dirigentes gremiales despierta desconfianza en un sector de la docencia. Hasta el momento, el pedido apunta a una recomposición escalonada del 25% de los salarios, a pagarse en distintos tramos hasta fin de año, más un bono de 10 mil pesos que los docentes aspiran a recibir con los haberes de agosto. 

Página 12

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre