Jorge Sampaoli entregó una señal concreta de cuáles son sus ideas para el último amistoso que la selección argentina jugará antes delMundial Rusia 2018. Este martes a la mañana, en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, una formación jugadores realizó un ejercicio de presión contra un equipo de sparrings, mientras el resto trabajaba aparte. En ese movimiento se advirtieron las pistas de cuál puede ser el equipo titular ante Israel, el sábado en Jerusalén: en él estaban Lucas Biglia, Marcos Rojo y Sergio Agüero, tres a los que Sampaoli quiere darles rodaje. Y al frente, el de siempre: Lionel Messi.

¿Qué quiere el técnico? Que el equipo haga ante Israel lo que intentará contra Islandia el sábado 16, en su debut mundialista: que juegue adelantado, con laterales que se sumen a los volantes y delanteros que presionen. Ese trabajo, ensayado a diario, tuvo este martes a a Wilfredo Caballero y Franco Armani un rato cada uno, y los otros diez fueron Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Rojo, Nicolás Tagliafico; Manuel Lanzini, Biglia, Maximiliano Meza, Ángel Di María; Messi y Agüero. Como todo dibujo táctico, ese 4-4-2 diseñado para defender es flexible: cuando la selección ataca, los laterales se adelantan hasta la línea de Biglia y los volantes (Lanzini, Meza y Di María, en este caso) se mueven detrás de los dos delanteros. Así, el sistema muta al 2-3-3-2 del que habló Sampaoli en la conferencia de prensa en Ezeiza, cuando anunció la lista de convocados.

¿Quién defenderá el arco en el Teddy Stadium ante la selección local? No está definido. El técnico no resolvió todavía si le dará la primera oportunidad a Armani o si seguirá Caballero. ¿De qué depende? De si toma definitivamente la decisión de que el arquero de Chelsea sea el titular en el arranque del Mundial, algo que se estima muy probable. En ese caso, Caballero atajará este sábado sin que haya un espacio para probar al de River. La presencia de Armani indicaría, al revés, que el técnico necesita más tiempo para ponerle apellido al arco argentino. En cualquier caso, el elegido será alguien que nunca estuvo en un Mundial: Caballero llegó a la selección en marzo -lleva tres partidos jugados- y Armani se sumó recién cuando se conoció la nómina de 23 elegidos para ir a Rusia. En ese contexto, Nahuel Guzmán es decididamente el tercer arquero.

La presencia de Messi como titular en este partido obedece a dos razones. Una es que el capitán quiere jugar, a pesar de que podría elegir descansar. La otra es económica: su presencia asegura por contrato un plus para la AFA de 300 mil dólares, que estirará el cachet a 1,4 millón de dólares por el amistoso. Hará dupla con su amigo Agüero, que marcó un gol en el partido ante Haití y ahora tendrá la oportunidad de sumar más minutos, vitales para él por la pelea que mantiene con Gonzalo Higuaín por el puesto de centrodelantero. Lo mismo ocurrirá con Biglia, que discute el lugar central de la cancha con Javier Mascherano: para el volante de Milan, el amistoso será una prueba decisiva. La última antes de poner los pies en Rusia e iniciar el lo verdaderamente importante: la Copa del Mundo.

Responder