El ministro de Economía, Emiliano Estrada, explicó en ronda de medios que si en diciembre la inflación supera ese porcentaje, se activará un incremento automático compensatorio, pero si el índice inflacionario no supera el piso fijado, de igual modo se pagará el 38% acordado en marzo. En promedio, las provincias dieron un incremento del 26%. “Es una propuesta positiva en el marco de lo que vive la Argentina”, sostuvo el funcionario.

El Gobierno provincial acordó en marzo pasado un incremento salarial escalonado anual del 38% con evaluaciones periódicas, en un contexto nacional donde el conjunto de las provincias dio un aumento promedio del 26%. Así lo explicó el ministro de Economía, Emiliano Estrada, que ayer mantuvo un encuentro con medios de prensa.

“A principios de año se dialogó respecto a cuánto iba a ser la inflación futura. Nos pusimos todos de acuerdo en que un número razonable era 38%, más un bono compensatorio”. De esta manera inició su diálogo el funcionario con periodistas en Casa de Gobierno, ratificando como prioridad que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo dentro de este proceso inflacionario.

Estrada continuó informando que la primera reunión para comparar la evolución de la inflación y los incrementos, se realizó en abril donde “vimos que la inflación fue por debajo del aumento que habíamos dado”.

“La reunión de julio estaba dada para establecer si los aumentos del primer semestre habían sido proporcionales a la inflación. Como ese incremento del primer semestre fue de un 17,5% y la inflación 22,4% decidimos dar un 4,9% de aumento para igualar”, explicó, agregando que la discusión hacia adelante “debe ser cuánto va a ser la inflación el próximo semestre”.

“En ese marco tuvimos otras demandas por fuera del acuerdo salarial básico: en concepto de transporte, a las cuales dimos respuesta con incrementos; a la demanda por titularización también se dio respuesta; a la liquidación de los saldos a algunos docentes por el bono de 5 mil pesos, a lo que se dio respuesta; y el fondo compensador que elimina el Gobierno nacional y que la Provincia decide hacerse cargo. Siempre se contempla la situación económica de un país que está en una crisis generada por decisiones del Gobierno nacional y que arrastra a todas las provincias”, sostuvo.

Estrada sostuvo que luego de dar respuesta a estos pedidos, “aparecieron demandas que no son posibles de cumplir porque generan una erogación importantísima. Por ejemplo un bono de 15 mil pesos para la administración pública, son 1.000 millones de pesos”. No obstante, reiteró que “el Gobierno mantiene el diálogo abierto desde el primer día para llegar a un punto de encuentro que pueda ser cumplido”.

“Salta viene registrando una caída de recaudación y estamos haciendo todo el esfuerzo posible para que no haya pérdida de poder adquisitivo en los salarios. Las ventas caen, cierran empresas, más de 1,5 millón nuevos de pobres en el último año y eso genera caída de consumo y recaudación”, aseguró.

“Estamos discutiendo una parte de lo que tiene que ver la educación en Salta; hay una gran parte que va por otro camino: por el boleto estudiantil, con los manuales que se entrega a los chicos gratis siendo la única en el país que lo hace, va por las becas al mérito, de hacer una escuela cada 23 días”, finalizó.

“Seguimos sosteniendo un piso del 38% que tienen garantizado todos los docentes; por encima de ese piso, si la inflación lo pasa, la Provincia pondrá la diferencia automáticamente, pero en diciembre”, continuó Estrada y confirmó que “si la inflación es 35% se va a pagar 38%. Es una propuesta sumamente entendible y positiva en el marco de lo que vive la Argentina”.

Responder