Según informó el Ministerio de la Primera Infancia este mes los niños y sus padres compartirán las primera actividades en el CPI. Este periodo de adaptación se lleva a cabo en 47 de los 118 Centros de Primera Infancia de la Provincia.

Inició el periodo de adaptación para las familias que ingresan por primera vez a los Centros de Primera Infancia (CPI) de la provincia de Salta. Según informaron los equipos interdisciplinarios de estos espacios de protección y promoción de la niñez y la familia, los niños y sus padres comparten sus primeras actividades y conocen la propuesta de fortalecimiento familiar y desarrollo de la Primera Infancia que se impulsa en Salta.

“Es necesario derribar la idea de que los Centros de Primera Infancia son guarderías y entender que son verdaderos espacios de promoción, restitución y prevención de Derechos”, aseguró la Directora del programa, Marcela Alarcón. Según explicó la funcionaria, esta experiencia se lleva acabo en los 47 edificios que funcionan en diversas zonas urbanas desfavorables de la provincia.

Hoy el territorio salteño cuenta con una Red de 118 Centros de Primera Infancia. La mayoría de estos espacios funcionan en el norte de la provincia, uno de los sectores más vulnerables del país según los índices de necesidades básicas insatisfechas.

Desde el Ministerio se informó en las comunidades y parajes de este sector de la provincia las actividades de los CPI no cesaron durante el periodo estival. Allí se reforzó la atención para atender a las familias afectadas por el desborde los ríos Pilcomayo y Bermejo. En este mismo lapso de tiempo, en los 47 CPI instalados en poblaciones urbanas interrumpieron la atención al público para realizar tareas de mantenimiento, refacción y reforzar la seguridad en los edificios.

La Directora Alarcón señaló que el objetivo esencial de los CPI es brindar atención integral a niño de entre seis meses y cuatro años. “Desde estos espacios ejercemos una función preventiva, promotora y reparadora de la primera infancia a través de la estimulación temprana, la atención pedagógica, la alimentación saludable, la recreación, apoyo psicoterapéutico y social, y el fortalecimiento familiar”.

“El programa de CPI está destinado a niños y niñas de seis meses a cuatro años de familias con necesidades básicas insatisfechas. Son niños que se encuentran en situación de amenaza o vulneración de sus derechos. Por ello la atención que se brinda en estos espacios es integral y tiene por objetivo proteger al niño, acompañar su familia y fortalecerla”, concluyó la funcionaria.

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre