Salta: Vaqueros es el lugar elegido para “nacer de nuevo”

0
114

La localidad de Vaqueros, al norte de la capital salteña, se volvió en los últimos años el epicentro para los bautismos evangélicos. Los ríos y campings son los preferidos a la hora de llevar a cabo esta práctica cristiana.

Mientras la sociedad debate pobre los que están a favor de la vida y los que argumentan a favor del aborto, la localidad vaquereña, alberga cada vez mas, a cientos de evangélicos que se llegan hasta el Río La Caldera, el río Vaqueros y los campings de la zona, para “el nuevo nacimiento”, el bautismo en inmersión.

Las congregaciones mas recientes en las últimas semanas fueron la Iglesia Esmirna de zona norte de Salta, y la Iglesia Casa de Dios de la zona Este salteña. Aunque es un habitué de la iglesia evangélicas desde hace décadas en esta zona de la ciudad, es notorio el crecimiento en los últimos años.

El apóstol Pedro enseñó que el bautismo es “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios” (1 Pedro 3:21) (esto es una confirmación de que el bautismo no se puede administrar a los niños porque los bebés recién nacidos no pueden hacer a Dios esta petición de una buena conciencia que es el bautismo). Es por eso que la práctica evangélica sólo acostumbra a celebrar el bautismo a los niños de edad considerable y mayores.

Porque “nacer de nuevo en Vaqueros

El clima, la hospitalidad, la tranquilidad del lugar y las aguas que bajan de los ríos son el escenario ideal, según los feligreses. Si bien acostumbran a llevar a cabo esta práctica en los mismos templos (en bautisterios) e incluso en piletas como pelopinnchos, pero se remonta la experiencia al aire libre, desde que Jesús se bautizó en las aguas del Jordán.

Evangélicos, un número creciente

En los últimos años es notorio el crecimiento del pueblo evangélico en Salta. Una provincia marcada por la religión católica, pero que empezó a abrazar lo cotidiano de una relación con Dios, sin la necesidad de esperar de un domingo a otro.

Esta característica del pueblo cristiano evangélico, mas el trabajo social permanente, despiertan en estos tiempos de crisis, que la fe se acreciente en la gente, encontrando palabras de aliento y incluso milagros, en la familia evangélica.

Responder