Luego de que los Spurs quedaran eliminados frente a Golden State, se sentó en la sala de conferencias, lanzó un soplido de esos que denotan un nudo en el estómago y entonces se abrió a contar las emociones que vivió en su último partido de la temporada con San Antonio Spurs. Emanuel Ginóbili ratificó que decidirá su futuro “en tres o cuatro semanas”, pero dejó en claro: “Siento que todavía puedo seguir jugando”.
Pase lo que pase, Manu disfruta saber que lo que elija le deparará felicidad. “Estoy entre dos maravillosas opciones: jugar en la NBA en un deporte que amo o quedarme en casa y disfrutar de mi familia con más tiempo. Son opciones increíbles y no hay que ponerse triste”, señaló sin ningún atisbo de nerviosismo.

“Jugar una temporada larga hace que tenga más dudas, pero me siento útil. Siento que todavía puedo seguir jugando, obviamente con un rol limitado -afirmó-. En esta serie me sentí con más energía y le serví más al equipo. Parecía que todos me ofrecían una noche de celebración, pero seguiré pensando qué hacer durante estas 3 o 4 semanas y lo charlaré con mi esposa”.

-Manu, ¿te retiraste en español?

Las carcajadas estallaron en la sala cuando un periodista le preguntó en inglés porque no había entendido sus palabras anteriores. “¡No, no!”, se apuró en responder el argentino. Y entonces llegó su análisis sobre la ovación que le dieron los hinchas: “Es difícil describir lo que viví. Fue una emoción enorme. No tengo muchas palabras, pero me hizo muy bien sentir ese clase de respeto. Te sacude el mundo un poco. Lo agradezco. Es avasallante. A uno lo emociona y lo conmueve. No sé si me quisieron retirar, je, je”.

Los periodistas insistieron sobre el retiro y Manu no le esquivó a las preguntas. “Me hicieron dar un golpe de realidad de lo cerca que está -respondió-. No es que por esto haya decidido algo. No pasa muy seguido (que me ovacionen) y cuando a uno le pasa y no lo espera, mueve un montón de sensaciones contradictorias: felicidad, dolor, tristeza, emoción… Fue raro y lindo de vivir”.

En tanto, sobre el adiós a la temporada con un 0-4 ante Golden State, sus palabras fueron de amplio reconocimiento al vencedor. “Después del primer partido, llegamos golpeados y heridos al segundo, sin muchas expectativas sin Kawhi (Leonard) -reconoció-. Lo esperábamos para el tercero, pero sin él fue difícil. Fuimos a una batalla con bates de béisbol y ellos tenían todo el armamento. Nunca me ganaron tan bien en un playoff. Fue la derrota menos dura que sufrí en mi vida, porque nos superaron en todo momento. Nos pasaron por arriba porque jugaron mejor. Hicimos lo que pudimos y no alcanzó. No es tan doloroso. Es la realidad”.

Clarín

Responder