La organización Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que al menos 805 civiles, entre ellos al menos 178 chicos, murieron en Ghouta desde que el país árabe y Rusia redoblaron su ofensiva sobre el sitiado enclave rebelde, el 18 de febrero.

Nuevos bombardeos y combates entre fuerzas sirias y rebeldes volvieron a sacudir este martes a Ghouta Oriental, y el Consejo de Seguridad de la ONU celebrará mañana una reunión para discutir la rampante violencia en esa región cercana a Damasco.

Rusia también sufrió hoy sus propias y fuertes bajas, con la caída de un avión de carga del Ejército por problemas técnicos y la muerte de sus 39 ocupantes, cerca de una base aérea en el oeste de Siria, informó el Ministerio de Defensa en Moscú.

Los bombardeos y los enfrentamientos en Ghouta, el último gran bastión insurgente cerca de la capital, han continuado pese a una alto el fuego ordenado por el Consejo de Seguridad de la ONU hace más de una semana.

Responder