Luego que la mayoría de los países más poderosos de Medio Oriente y Europa le pidieron cautela a Washington, Trump siguió adelante con los planes que tiene desde la campaña electoral.

Llamó por teléfono a Abbas, al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al rey de Jordania, Abdullah II, y al presidente egipcio, Abdel Fath al Sisi, según informó la Casa Blanca. “Trump le dijo al presidente Abbas que va a mover la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén”, contó a la prensa el vocero del mandatario palestino, Nabil Abu Rudeina.

El funcionario también reveló la respuesta de Abbas.”El presidente reafirmó nuestra firme posición: no puede haber un Estado palestino sin Jerusalén Este como su capital, como establecen las resoluciones que tienen legitimidad internacional y la iniciativa de paz árabe” de 2002, aseguró Abu Rudeina.

 

Télam

Responder