Donald Trump, y el vicepremier chino, Liu He, rubricaron hoy en la Casa Blanca, el acuerdo de Fase Uno con el que confluyen formalmente casi dos años de enfrentamiento comercial, y destacaron que es un pacto que beneficia a Estados Unidos, China y a todo el mundo.

Trump detalló que bajo los términos de este acuerdo, China se compromete a incrementar sus importaciones de bienes estadounidenses en más de u$s 200.000 millones en los próximos dos años para productos agrícolas (u$s 50.000 millones) bienes manufacturados, energía, servicios, incluyendo servicios financieros.En la ceremonia de firma en la Casa Blanca, el mandatario, secundado por el vicepresidente Mike Pence, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante comercial, Robert Lighthizer, afirmó que con este «acuerdo histórico» se abre un «nuevo capítulo» en las relaciones bilaterales.

Frente al mandatario, en la primera línea de invitados en el Salón Oval, se hallaba el ex secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, artífice de la apertura a China en la década del 70. Trump le agradeció expresamente su presencia y vaticinó el principio de un «comercio justo y recíproco» entre ambos países.De su parte, Liu leyó una carta del presidente chino, Xi Jinping , dirigida a Trump, en la que señaló que «la conclusión de la Fase Uno es buena para Estados Unidos, para China y para todo el mundo».Xi señaló que «espera» que Estados Unidos trate «justamente» a las empresas chinas. Esta primera fase comercial generará «crecimiento estable» y «promocionará la paz mundial y la prosperidad», según el viceprimer ministro chino.

En el Salón Oval también había legisladores y representantes de empresas a los que Trump fue nombrando, al decir que «acá tenemos algo así como el quién es quién del mundo de los negocios»: desde Ford y Honeywell, a Mastercard, Dow Chemical, Moody’s, Fitch y Citibank.Trump incluso avizoró que el pacto «llevará a una paz mundial incluso más fuerte». «Es el mayor acuerdo en el mundo», ensalzó, y adelantó que «haremos otro la semana próxima», en alusión al acuerdo T-MEC con México y Canadá (la renegociación del Nafta).

Aranceles

El mandatario aseveró que los aranceles sobre productos chinos seguirán vigentes, ya que de otra forma «no tendríamos cartas para negociar» con China, pero todos ellos serán removidos apenas concluya la Fase Dos del acuerdo, y aseguró que trabajarán en esa segunda parte apenas entre en vigor la Fase Uno.Lighthizer especificó que el acuerdo de Fase Uno se hará efectivo 30 días después de la firma: el 14 de febrero.Días atrás, había dicho que recién querría avanzar con la segunda fase después de las elecciones presidenciales de noviembre en EE.UU. En principio, Trump descartó una Fase Tres.Propiedad intelectual y tecnologíaTrump aseguró que este acuerdo contempla protecciones muy fuertes para la propiedad intelectual y que China prometió tomar medidas para enfrentar la piratería y la falsificación de bienes.También aseguró que las transferencias y licencias de tecnología se basarán en las condiciones del mercado. «Nuestras compañías fueron muy débiles, renunciaron a cosas que no debian. Pero ya no», ahora ambas partes se basarán en las leyes.

El Cronista

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre