Por mayoría de votos, la Legislatura de Tucumán declaró hoy a la provincia como “pro-vida”. Los legisladores consagraron “como política de Estado la defensa de la vida desde el momento de la concepción en el vientre materno hasta su muerte natural”.

La iniciativa, que despertó cuestionamientos y protestas por parte de los sectores a favor de la legalización del aborto, había sido elevada por los legisladores peronistas Sandra Mendoza y Enrique Orellana, y contó con los votos positivos de 39 de los 43 legisladores.

Mendoza subrayó que la intención es defender el “derecho a la vida”, porque considera “falso el argumento en favor del aborto, llamado ‘derecho a elegir’. La ideología favorable al aborto trata de instalar la idea de que sólo existe una persona, cuando la ciencia afirma que hay dos”.

En un principio se propuso realizar un debate amplio, con exposiciones similares a las realizadas en la Cámara de Diputados y en el Senado, pero no fue posible, indicó diario La Gaceta.

Los únicos legisladores que votaron en contra de la declaración “pro-vida” fueron Nancy Bulacio, Fernando Valdez, Silvia Rojkés y Stella Maris Córdoba.

“Hay que asumir una realidad: nadie está a favor del aborto. Estamos hablando de que existe y hay más de 300.000 mujeres que lo practican, en esto no debería haber eufemismos. En Tucumán se debería tratar sobre la ley de salud sexual y reproductiva”, dijo Córdoba.

En el exterior de la Legislatura tucumana, mujeres con pañuelos verdes se manifestaron y denunciaron que les impidieron el acceso a la Casa de las Leyes, lo que aumentó la tensión en el debate que convirtió a Tucumán en la primera provincia en contra del aborto legal.

Responder