A medida que los efectos de COVID-19 se extendieron por todo el mundo, el enfoque principal para los gobiernos y las empresas es la seguridad de su gente. Si bien este enfoque continuará, las implicaciones para el crecimiento económico y las ganancias corporativas condujeron a una fuerte caída en los mercados de valores de todo el mundo. No resulta difícil entonces apreciar que una de las actividades más fuertemente golpeadas por esta pandemia es la industria del turismo y hotelería.

Los centros turísticos importantes a través del mundo, ha existido una reacción rápida y dinámica para dimensionar el impacto operativo y financiero de cada negocio ligado a esta actividad.

Pero hay cifras llamativas en zonas impactadas por ser netamente turísticas, que lejos de amortizar, parecen repeler al escaso turismo.

Por caso un hotel reconocido en Salta, promociona oferta para dos personas con la siguiente propuesta:
2 noches de alojamiento con desayuno
3 comidas Tarifa Promo para dos personas: $ 17.500.

Al margen de las iniciativas para promover nuevos conceptos de vacaciones, coordinación con las autoridades locales respecto de las medidas de autocuidado, sorprende la disparidad con otros grandes centros turísticos. El caso de Orlando, en el mítico Parque de Disney, alojarse en la mismísima cadena Sheraton, 4 estrellas, dos noches para dos personas, tiene un costo aproximado de $ 11.558. Casi la mitad.

La pandemia del COVID-19 causó niveles inesperados de disrupción para la industria hotelera global. Cada zona empresaria turística realiza sus apuestas, sus inversiones y no escatima esfuerzos en mantenerse de pie.

La industria hotelera está acostumbrada a lidiar con la disrupción, pero jamás a esta escala, con esta pandemia, con esta incertidumbre a futuro.

Comentar

Escriba su comentario
Ingrese su nombre