El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó este domingo que “todos” los 33 jueces designados por el Parlamento y cuyo nombramiento es desconocido por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) “van a ir presos, uno por uno” y “a todos les van a congelar los bienes”, después de que se denunciara la detención ilegal de uno de ellos.

“Esta gente que nombraron, usurpadores que andan por ahí, todos van a ir presos, uno por uno, uno detrás de otro. Todos van a ir presos y a todos les van a congelar los bienes, las cuentas y todo, y nadie los va a defender”, dijo Maduro en su programa dominical de televisión.

La “privación ilegítima de libertad” de Ángel Zerpa, uno de los 33 magistrados nombrados el viernes pasado por la Asamblea Nacional (AN, parlamento unicameral), fue informada el sábado a la noche por el Ministerio Público (MP) en su cuenta oficial de Twitter. Según esa cartera, Zerpa fue capturado el sábado por la tarde en Los Cortijos, en el este de Caracas.

El presidente de la AN, Julio Borges, y el gobernador del estado Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles, ambos pertenecientes al partido opositor Primero Justicia (PJ), atribuyeron al gobierno el secuestro de Zerpa.

“Condenamos la detención arbitraria de los cuerpos de seguridad”, escribió Borges en su cuenta de Twitter, y denunció “la persecución de la dictadura de Maduro a magistrados juramentados constitucionalmente por la Asamblea”.

En tanto, Capriles sostuvo que el gobierno ordenó al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) que buscara y capturara a los jueces nombrados el viernes pasado por la AN para “ponerlos a la orden de Fiscalía Militar”.

Asimismo, el primer vicepresidente de la AN, Freddy Guevara, del partido Voluntad Popular (VP), aseguró en conferencia de prensa que la desaparición de Zerpa es “un mensaje de retaliación” al MP, consignó el diario caraqueño El Nacional.

Antes de ser nombrado juez por la AN, Zerpa venía desempeñándose como uno de los abogados de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, una chavista que en los últimos meses manifestó fuertes disidencias con el gobierno de Maduro y quedó enfrentada al gobernante.

Por otra parte, Maduro acusó a los legisladores opositores de estar “cometiendo el error garrafal de crear un Estado paralelo, que es una barrabasada, una estupidez, una cosa de muchachos, de adolescentes políticos”, al haber nombrado los magistrados.

Responder